2018, un año clave para las aspiraciones del Movic

Los festejos en el búnker del Movic el pasado 9 de abril. (Crédito rionegro.com.ar)
Por Fabricio Alvarez 

El Movimiento Vecinal (Movic) atravesó su año más delicado desde que es oficialismo en Catriel. Luego de un período de cuatro años de auge -2011 a 2015-, atado a la bonanza de regalías petroleras, y a la decisión del intendente Carlos Johnston de invertir en obra pública, la fuerza política emergente logró renovar el voto de confianza de los catrielenses con amplia mayoría en 2015 para su segundo mandato. La llegada de Mauricio Macri a la presidencia y el cambio radical en la política económica y social tuvo un fuerte impacto en la localidad que se avizoró en 2016 y se profundizó el año pasado.

Un indicador claro de la caída de la economía y el impacto en la gestión es el bajo índice de ejecución en la obra pública, una partida clave para entender el año político de cualquier municipio, provincia o nación. Entre más cerca esté la ejecución de la asignación inicial mejor es el año económico. La partida de la obra pública funciona como válvula de escape ante las crisis y los años de vacas flacas. En los 10 primeros meses del 2017 la ejecución en trabajos públicos fue de 80 millones sobre un total de 215 que fueron asignados. Esa cifra significa un 37% hasta el 31 de octubre. Pero no fueron las únicas. Además la obra pública afecta a ciertos sectores de la sociedad, la masa más vulnerable tiene la mirada puesta en otras partidas que tampoco fueron suficientes. El Ejecutivo sostiene que se asignó mucho presupuesto a cubrir la caída del empleo en el sector privado.

Definitivamente la Convención Constituyente fue la piedra en el zapato para el Movic durante 2017. En primer lugar, no lograr la mayoría absoluta en el recinto generó los primeros cortocircuitos. El Movic ganó las elecciones pero obtuvo 6 de 15 bancas. La idea de confeccionar una Carta Orgánica acorde a la cosmovisión del Movic se vio imposibilitada por otras fuerzas que se unieron y lograron doblegar en muchas disputas al oficialismo.
La salud del intendente también golpeó al Movic. Johnston estuvo al menos un mes de licencia por una enfermedad que no quiso revelar, pero en declaraciones a este medio aseguró que está “mucho mejor”. A fines de diciembre en una nota exclusiva agradeció a los catrielenses que se preocuparon por su salud y aseguró que ahora solo piensa “en terminar su mandato”.

Este año será clave para el Movic teniendo en cuenta que es un año preelectivo y que hay muchas cosas por resolver antes de llegar a 2019. La incógnita más importante que se abre es quién se encaminará como próximo candidato/a a intendente por el partido que viene gobernando hace 6 años.

Share Button

Comments

comments