Catriel: Condenan a un hombre a 9 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores

Catriel.-  Un hombre de esta localidad fue condenado a 9 años de prisión por abuso sexual agravado y corrupción de menores. La ex Cámara Segunda de Cipolletti encontró culpable a un hombre de 57 años de abusar de la hija de su hijastro cuando la menor tenía entre cuatro y cinco años. En Cámara Gesell la joven relató que los hechos se reiteraron en varios oportunidades por eso se concursó el abuso con la corrupción de menores. La calificación prevé una pena de 6 a 15 años, pero la Cámara dictó 9 ya que el imputado no contaba con antecedentes. Uno de los jueces disintió con la figura de corrupción de menores.

El condenado continuará en libertad hasta que la sentencia quede firme. La defensa ya presentó un recurso de casación que será analizado por el Superior Tribunal de Justicia de Río Negro. El proceso para que la condena quede firme necesita la confirmación del STJ. Luego de eso solo le quedan recursos extraordinarios ante la Corte Suprema, lo que demorará al menos un año hasta que el condenado vaya a prisión.

Los hechos acontecieron en la casa del imputado cuando la menor tenía entre cuatro y cinco años, pero recién pudo contar lo sucedido 11 años después. En su relato la joven dijo que el hombre la amenazó con matar a su madre y a ella si contaba los aberrantes hechos.
El hombre habló en varias oportunidades durante el debate que se desarrolló en septiembre pasado y negó categóricamente la denuncia. Alegó que todo lo que se le imputaba era “una venganza” por una denuncia que él había hecho contra su hijastro por hechos de violencia intrafamiliar. “Con respecto a lo que se dice en mi contra, es mentira, es un engaño, nunca ocurrió. Jamás estuvo en mi pensamiento, ni en mis principios de vida hacer lo que se me denuncia”, dijo al comienzo del debate.

El defensor Pablo Barrionuevo en su alegato le restó credibilidad al relato de la víctima en la Cámara Gesell. Tanto el fiscal Santiago Márquez Gauna y la querella compuesta por Oscar Pandolfi y Guadalupe Inaudi solicitaron que se concursen las dos acusaciones. En su alegato, Inaudi agregó que el condenado había tenido varias denuncias por violencia.
“No cabe duda de que la niña dice la verdad. Dijo donde ocurrió, cuando, como y cuantas veces; al menos tres. No obstante la claridad del relato y los indicadores de credibilidad, la entrevistadora y la niña se encargan de un suceso de relevancia, lo que es el develamiento, aquello que sucede para que se tome conocimiento del hecho. En caso de abuso sexual contra niños no siempre se produce de la misma manera, menos cuando el abusador es del núcleo familiar, porque para el niño es difícil entender que alguien en quién ella confía le está haciendo daño, le genera crisis y se representa de distintas maneras”, explicó el Fiscal de Cámara.

Sin embargo, el tribunal lo encontró culpable de la acusación y condenó a 9 años al acusado. “En el caso que nos ocupa, no encontramos otro atenuante en el imputado que la falta de antecedentes penales computables; en cuanto a los agravantes debemos destacar la reiteración de hechos, el tipo de relación entre el autor y la víctima, abuelo del corazón”, dice la resolución del Pablo Repetto a la cual adhirieron Guillermo Baquero Lazcano y César A. Gutiérrez Elcarás quien votó en disidencia con la imputación de corrupción de menores.

Los hechos ocurrieron en la localidad de Catriel en época invernal del año 2005 o 2006. El imputado promovió la corrupción de la víctima menor de edad por cuanto la sometió a actos prematuros y depravados. La angustia por lo sucedido floreció nuevamente sobre la adolescencia de la joven quien encontró en su familia y su novio protección y respaldo para acompañarla. Al día siguiente de conocer lo sucedido su madre realizó la denuncia y allí comenzó el proceso.

Share Button

Comments

comments