Catriel: La Policía sin gas y sin móviles para recorrer las calles

Catriel.- El arribo del invierno trajo aparejado, para la Policía de la ciudad, dos grandes problemas que obstaculizan su desempeño. Uno de ellos está vinculado a la falta de recursos y el otro, es de infraestructura. El jueves (21-06) dio comienzo la estación más fría del año y a la indisponibilidad de móviles en funcionamiento hay que sumarle la falta de suministro de gas en dos de los edificios donde funcionan dependencias policiales.

Actualmente la Policía de Catriel solo cuenta con un móvil policial habilitado para patrullar en 11 barrios de la ciudad. De los cuatro vehículos con que cuenta la ciudad, dos están en el taller, uno fuera de servicio y el restante recorre las calles. Un Fiat Siena y una camioneta Ford Ranger, ambos con varios años a cuestas, necesitan refacciones antes de volver a patrullar; mientras que el Ford Focus Sedan 0 km, valuado en medio millón de pesos, que Río Negro entregó a Catriel en junio de 2017 apenas duró unos meses y quedó completamente destrozado luego de un fortísimo choque con una camioneta Toyota en pleno centro de la ciudad en octubre del mismo año. Por este motivo y debido a las bajas temperaturas que hay durante la noche, muchos efectivos decidieron comenzar a cumplir sus rondas de patrullaje nocturno en sus autos particulares desde hace ya un buen tiempo.

Por otra parte, la falta de suministro de gas es el otro inconveniente que afecta, sobre todo, a los trabajadores administrativos de la fuerza. En el caso del CAP (Centro de Administración Policial), que está ubicado sobre calle Roca y cuenta con tres oficinas, está sin gas desde que fue inaugurado en el año 2015. Los empleados que trabajan en el lugar solo cuentan con un split frío-calor para calefaccionarse. Fuentes de la U9 señalaron que el edificio “tiene dos calefactores, pero nunca hicieron la instalación del gas” y por eso no están en funcionamiento.

La Unidad Novena de Policía sita sobre calle Añatuya y Mosconi, tampoco escapa a esta realidad. Si bien contaba con el suministro hasta hace poco, desde principios de año la situación cambió y le retiraron el medidor por una pérdida de gas. Desde la fuerza manifestaron al respecto que “hubo una promesa política” de solucionar el problema casi en simultáneo a su surgimiento, pero que “ya pasaron seis meses y todavía no se cumplió”. Además, la instalación eléctrica de la U9 es otro factor a corregir ya que, según indicaron empleados policiales, “está muy deteriorada, a veces enchufas dos cosas juntas y salta todo”.

Share Button

Comments

comments