Cierre Dominical: un nuevo revés del Gobierno Municipal

La marcha atrás del Gobierno catrielense, refrendada por el Concejo Municipal, en cuanto al caso denominado “Cierre Dominical” es la crónica de una decisión anunciada. Durante el mes de diciembre y con la excusa de las fiestas de fin de año ya se había hecho una excepción para que los supermercadistas pudieran gambetear la ordenanza dictada en su oportunidad con bombos y platillos.

Tres aristas son merecedoras del presente análisis y tienen como centro a la Administración Johnston relacionada con la debilidad frente al poder económico, la posible ruptura del entendimiento con la otrora fuerte Cámara de Comercio y el escaso peso específico del departamento de legales comunal frente a la defensa de los intereses municipales.

La denuncia contra Pablo López por supuesta defraudación al erario, el rechazo de la primera presentación contra la nueva Carta Orgánica y la marcha atrás en cuanto a la medida del cierre dominical para evitar el choque judicial contra el Supermercado La Anónima son tres eslabones de una cadena que muestra los desaciertos del sector de Legales del municipio que está a cargo de la Dra. Laura Morales. López fue sobreseído y el municipio ni siquiera apeló la medida; la primera presentación contra la Carta Orgánica fue rechazada por incongruente y además ahora los grandes supermercados de la ciudad podrán volver a atender a su clientela los domingos porque el proceso que los enfrentaba con la intendencia local se encaminaba hacia un nuevo revés para la institución pública. Sin dejar de mencionar el llamado a elecciones del 2015 cuando la propuesta de Johnston fue rechazada por el STJ que avaló, por el contrario, la propuesta de la ,por entonces, Legislatura municipal.

Sin embargo no parece estar en cuestión la actuación de la asesoría legal municipal.

A partir de esta disposición habrá que ver como queda en adelante la relación Municipio- Cámara de Comercio pues el “Cierre Dominical” había sido una gran victoria para Adrián Otero y sus muchachos y mostraba a las claras que la institución que agrupa a los comerciantes locales tenia una gran fuerza y mucha llegada a las decisiones que se tomaban desde el sillón de la calle San Martin. Con la marcha atrás de la medida, seguramente, las bases del entendimiento entre las dos instituciones se han resquebrajado y veremos cómo siguen los capítulos de esta historia de cara al proceso eleccionario de 2019. Lo que hoy es una derrota de la Cámara puede repercutir en las próximas municipales y llegado el momento se verá quien ganó y quien perdió más.

Asimismo, no es ninguna novedad que el actual gobierno nacional conducido por Mauricio Macri ha encontrado una nueva vuelta para defender los intereses de su bloque de poder. Mientras que la administración Kirchner se valió de la obra publica y de las concesiones en diferentes rubros para satisfacer, desde el punto de vista económico, a sus acólitos, esta conducción nacional beneficia a los suyos con disposiciones que están hechas a la medida del cumulo de empresas que pertenecen a los miembros del gabinete, a sus parientes o incluso al propio presidente y los suyos. En ese círculo áulico está el Supermercado La Anónima que pertenece a los familiares de Marcos Peña; esta empresa ha recogido los frutos de muchas disposiciones tomadas casi en exclusiva para su pecunio, como por ejemplo la habilitación de la barrera sanitaria para que se puedan vender cerdos provenientes del norte de la Patagonia. Este cuadro hace pensar en la debilidad del gobierno municipal frente a un grupo concentrado tan afín al poder y que a la larga o la corta por un medio o por otro iba a terminar imponiendo sus condiciones.

Ajenos o no tanto a todo esto permanecen los consumidores que, casi al mismo tiempo, son votantes. Por ahora miran estas idas y vueltas como si estuvieran viendo un partido de tenis de primer nivel en una superficie rápida; mueven sus cabezas ora para un lado, ora para el otro escrutando quién se va quedando con los puntos. Pero no son convidados de piedra. Si deciden gastar en un lado o en otro, su dinero quedará en el pueblo o se irá a engrosar la cuenta de los grandes supermercadistas. Pero también tendrán su cuota de poder dentro de un año y meses cuando deban depositar su voto.

Share Button

Comments

comments