De los nueve concejales elegidos por el pueblo, tres ya no están

Catriel.-  Tres de los nueve concejales elegidos por el pueble catrielense en 2015 dejaron su banca en el Concejo Deliberante, dos de ellos porque fueron llamados por el intendente Carlos Johnston para que cumplan tareas en el Poder Ejecutivo y el restante, el polémico caso de Pablo López quien fue destituido de su cargo en un juicio político que resolvió el órgano legislativo.

Nicolás Sgalla y Jesica Mash abandonaron la banca para la que fueron elegidos como representantes del pueblo y se fueron a desempeñar tareas en otro de los poderes del Estado.

Los tres legisladores formaban parte del oficialismo (Movic), aunque López estaba distanciado con el intendente y esa había sido una de las razones de su salida. Es decir que el 33% de los representantes que el pueblo eligió ya no están. En el lugar de López ingresó David Cisterna, por Sgalla Marcela González y por Mash lo hará Danilo Mateo en las próximas horas.

El caso más emblemático fue el de López quien en la primera gestión de Johnston se desempeñó como director de Deportes y luego como secretario de Políticas Integrativas. Pasó a formar parte de la lista de 2015, en los primeros lugares, y así llegó al poder legislativo. Sin embargo los roces con el mandatario se fueron acrecentando luego de los comicios. Una denuncias por malversación de fondos y otras supuestas inconductas del exfuncionario que fueron entregadas por el propio mandatario ante la legislatura y que culminaron con la destitución de López. Meses más tarde la Justicia ordinaria lo sobreseyó de la denuncia de malversación que también fue impulsada por Johnston. Ninguno de los concejales que durante el juicio político cargaron contra López dio opinión sobre la contundente decisión de la Justicia que lo desligó de cualquier responsabilidad penal.

Más tarde fue el turno de Sgalla, uno de los hombres fuertes de la gestión. El ingeniero tuvo varios cruces con la oposición en el recinto, especialmente con Facundo Arceo (FpV) y el intendente decidió llevarlo nuevamente donde mejor le rindió, a la secretaria privada de la intendencia. El año pasado pidió una licencia y en marzo pasado renunció a la banca para oficializar su pasó al ejecutivo.

Algo similar ocurre con Mash. La concejala pidió una licencia de 5 meses en el Concejo para hacerse cargo del área de Políticas Sociales que dejó vacante Carlos Blanco. El ex funcionario pegó el portazo la semana pasada luego de acompañar toda la gestión Johnston.

Share Button

Comments

comments