El municipio compró un alcoholímetro y un decibelímetro

Catriel.- El municipio compró un alcoholímetro y un decibelímetro para uso propio. Llegarán aproximadamente en dos meses. Servirán para evitar tener que alquilar un alcoholímetro y poder realizar infracciones por ruidos molestos.

El director de Tránsito Favio Calvo, quien confirmó el dato, admitió que el alcohol en sangre y los ruidos molestos “son dos de las faltas más comunes” de los catrielenses. “Lo que más vemos son positivos por alcoholemia, ruidos molestos, excesos de velocidad y también papeles fuera de regla”.

“Por este motivo se compramos alcoholímetro y decibelímetro para medir los ruidos molestos. Ya se efectuó la compra y en dos meses estarán llegando a la ciudad. Tenemos que mandarlo a regular al INTI en Buenos Aires y ya estaría para su uso. Nos van a ser muy útiles”, indicó Calvo.

“En Catriel hay varios autos y motos que le ponen esas bujías que hacen explosiones y generan estos ruidos molestos. Después no tenemo casos de no coincidencia entre la dirección del DNI y la del carnet de conductor. Muchos realizan el trámite en 25 y no hacen el cambio de domicilio. Si pasa eso, tienen noventa días después de tener la licencia para corregir la situación. El DNI es el documento madre de la licencia, los domicilios deben ser coincidentes. No puede haber una persona que tenga dos domicilios distintos en documentos oficiales”, explicó el funcionario.

Por otra parte Calvo se mostró conforme por “haber reducido las picadas en Catriel”. “No te digo que lo sacamos al 100%. Pero hemos reducido el tema de las picadas y ya no se ven al menos en la zona urbana. Antes agarraban la avenida San Martín a toda velocidad. Siempre hay una excepción a la regla, pero ya no se ve tanto. También tiene que ver con que tenemos 40 mil habitantes y estamos plagados de autos. Con los controles y la colocación de lomos de burro hemos logrado una reducción de este problema”.

Share Button

Comments

comments