El Obispo de Neuquén a favor de la separación entre Iglesia y Estado

Fernando Croxatto es tranquilo, suave al hablar, convincente. Luego de años de trabajar con la comunidad wichita en el Chaco “impenetrable” llegó hace ya más de un año como obispo a Neuquén, una ciudad “tensa e inquieta” como la clasifica él.

En esta coyuntura del debate nacional sobre la legalización del aborto y la división entre Iglesia y Estado, Croxatto afirmó que “nosotros (Iglesia) creemos que sería bueno y conveniente la separación entre Iglesia y Estado. Es un deseo que también va creciendo dentro de la Iglesia y el Episcopado. Es una idea de mayor libertad. Se busca mantener esa libertad, porque la Iglesia también quiere tener esa libertad de expresar libremente lo que quiere y lo que opina de “la verdad de Cristo, la historia y el hombre”.

Respecto al tema de los aportes del Estado, Croxatto afirmó que la Iglesia puede ser autosustentable pero no inmediatamente. Que los obispos reciben una asignación pero que no es sólo para ellos si no para toda la Diócesis y que los sacerdotes ni siquiera reciben asignación. “También queremos aclarar que nosotros no recibimos asignación por los bautizados, que no se presentan todos los años un número de cuántos tenemos, si son 20 o 1000 eso no modifica las asignaciones que el Estado le da a la Iglesia”, agregó.

Para finalizar, Croxatto afirmó que “no tenemos otra intencionalidad de fondo de poderío dentro del gobierno. Queremos tener más libertad de poder opinar y expresar esas opiniones con lo político y social, porque nosotros atendemos a los hombres que son políticos y sociales y no puedo no decir cosas que no sean políticas y sociales, porque el hombre es todo, su fe y su vivencia humana y civil”.

 

Fuente: rionegro.com.ar
Share Button

Comments

comments