En Catriel hubo escrache a un músico de La Mississippi

Gentileza Radio San Rafael.

El reconocido grupo de blues La Mississippi se presentó el miércoles en el SUM municipal como plato fuerte de un evento musical organizado en conjunto por el Sindicato de Petroleros y la Municipalidad de Catriel en una fecha que se vio envuelta en una controversia por denuncias por violencia de género que involucran a Gastón Picazo, uno de sus integrantes.

Desde la Multisectorial de Mujeres de Catriel se manifestaron al respecto a través de un comunicado digital, difundieron una crónica de una de las personas afectadas por las supuestas acciones de Picazo, repartieron panfletos en el ingreso al recital y exhibieron una bandera con una leyenda en alusiva a la situación. “Fuimos unas cuatro integrantes, pero pudimos visibilizarlo. La respuesta de la gente fue buena. Tuvimos un intercambio con gente del Sindicato de Petroleros que quiso despegar uno de los folletos y otro con la Policía, este en buenos términos, cuando nos preguntaron por las actividades. Y la gente de Cultura nos dijo que no podíamos pegar nada en el SUM, pero nada más”, señaló Mailen, integrante de la Multisectorial de Mujeres.

“Él está apañado por sus compañeros y las productoras que aún, sabiendo de su violencia machista, siguen apoyando la banda para a seguir lucrando, descreyendo de la palabra de una mujer violentada. Esta es la cultura de la violación, pactos entre machos que se posicionan en defensa del abusador. De más está decir que la justicia nunca está de parte de las pibas violentadas y siguen sosteniendo estos violentos para que el show continúe y seguir facturado. La cultura de la violación no se sostiene sólo de machos violadores que siguen subiéndose a los escenarios, sino también de quienes los contratan. Nosotras NO NECESITAMOS de las denuncias para creer en la palabra de una piba violentada”, dice parte del comunicado elaborado por la organización feminista.

La denuncia de “Cecilia”

Los hechos denunciados habrían ocurrido entre octubre de 2012 y enero de 2015 y se relatan de forma anónima a través de un texto publicado en un blog digital. La víctima, identificada con el seudónimo de “Cecilia”, señaló que sufrió a manos de Picazo “un intento de homicidio, abandonos en lugares remotos, encierros, engaños, manipulaciones, múltiples abusos sexuales y algunos incluso con acceso carnal“, entre otros tipos de violencias de las que fue víctima una relación definió como “atravesada por violencia sexual, económica, física y psicológica“.

En la misma publicación también se denuncia connivencia de autoridades policiales y judiciales, como así también del entorno social y profesional para “encubrir y garantizar la impunidad” de Picazo. Haciendo click aquí podes acceder a la publicación completa.

El descargo de Picazo

El 20 de marzo de 2017, Picazo se expidió a través de las redes sociales sobre las acusaciones en su contra. En su descargo señaló que una mujer, a la que identificó como Sabrina Lukezic (no sería la víctima) y “decenas de perfiles falsos” lo acusaban de ser una persona violenta desde el año 2015 relatan “desde el anonimato, hechos que nunca ocurrieron al solo efecto de hacerme quedar mal públicamente”.

Picazo, en el comunicado, además sostiene que “jurídicamente” jamás recibió ninguna citación judicial y alega no tener denuncias penales en su contra aunque reconoce la existencia de una restricción de acercamiento. “Ni yo me acerco a esta persona, ni ella se acerca a mí”.

En el texto también sostiene haber tenido que realizar dos denuncias en la Comisaría de Florencio Varela en abril y octubre de 2015, y otras que radicó en la justicia nacional y de la ciudad de Buenos Aires por calumnias e injurias sucedidas en su contra.

Por último, entre otras cosas, insta a “reflexionar y averiguar antes de lanzarse en un mar de ataques” y asegura que su responsabilidad en el asunto es “haberme relacionado con una persona extremadamente manipuladora, mentirosa y agresiva”.

 

Share Button

Comments

comments