Grave exabrupto de Sgalla sobre la Carta Orgánica

La palabra viralidad no tiene una definición establecida, de hecho, si buscas en la R.A.E. no encontrarás resultados. Aun así, podemos decir que la viralidad es la capacidad que tiene algo para reproducirse, multiplicarse y expandirse como un virus.

Esto se logra, claramente, gracias a las redes sociales, pero fundamentalmente a través de los teléfonos de alta gama tecnológica, es decir los smartphones. Se viralizan cosas graciosas, cosas estúpidas, grandes yerros, bloopers y declaraciones que en otra época serian tildadas de off the record. Esto último el paso al súper secretario comunal Nicolás Sgalla, ex legislador y ex secretario y futuro… bueno eso aún no se sabe.

Cierto es que el polifuncional político, tuvo un yerro, o un blooper, o quizás un momento de emoción violenta cuando en una reunión con desocupados locales dijo textualmente que la Carta Orgánica Municipal que entró en vigor el 1° de enero de este año es “una cagada”. Para, para, para, para le diría Fantino. ¿Vos decís que la Carta Orgánica que fue sancionada por un grupo de convencionales elegidos popularmente es una cagada? Si, esas fueron las palabras que quedaron registradas con un celular y que rápidamente se expandieron por toda la ciudad.

En el video, que ya llegó a casi todos los catrielenses, uno de los desocupados lo increpó por su definición sobre la constitución local por lo cual no permitió que el ceniciento funcionario se explayara sobre su definición. Sino quizás podríamos haber sabido a que se debe la calificación escatológica que fue repetida en tres ocasiones. Como deriva de esto sería bueno poder entrevistarlo para que ratifique o rectifique sus términos.

No es ningún secreto que el Movic ha intentado desconocer los términos de la Carta Orgánica, incluso con presentaciones judiciales que fueron rechazadas “in limine” por lo que la honestidad brutal de Sgalla se lee como una continuidad de la saga anti- institucional del partido gobernante. Pero de todas maneras, el exabrupto es demasiado grave porque se trata de una ofensa de un funcionario público comunal a la máxima expresión de la institucionalidad municipal como es el sagrado texto orgánico.

Debemos recordar que Sgalla asistió a casi todas las sesiones constituyentes e incluso ofició de negociador por el partido gobernante buscando consenso en algunas cuestiones puntuales; no sabemos el desenlace de las negociaciones pero intuimos que si le hubieran resultado favorables quizás sus conceptos serian otros; pero además hay que decir, por si hay desmemoriados en el público, que la propia pareja del funcionario, Adelaida Torres es una de las honorables, todos los constituyentes los son, firmantes de la cagada orgánica, perdón de la carta orgánica.

Quizás si Sgalla hubiera sido funcionario en los 80 o 90 e incluso en los albores del 2000, hoy estaría negando sus dichos por no haber una evidencia física que lo compruebe. Lamentablemente para los funcionarios 2.0 cualquier cosa que digan o hagan puede ser filmada, subida a las redes y viralizada con todo lo que ello conlleva. ¿Qué actitud tomará Sgalla tras esta declaración? Lo único seguro es que el blindaje mediático al que acostumbra el Movic, esta vez no funcionará a modo de paraguas. Igual muchachos, con la disculpa no alcanza, claramente el secretario dijo lo que piensa sobre el texto normativo.

En este mismo tren de exposición de las redes sociales, durante el fin de semana se viralizó un vídeo de un diputado del partido gobernante provincial intentando pasar por sobre la autoridad de los inspectores de tránsito que trataban de hacerle un control de alcoholemia en Bariloche. Claro que la diferencia es que el legislador estaba borracho cuando dijo las barbaridades que dijo.

 

Share Button

Comments

comments