Joven trans logró que Ipross cubra el cambio de sexo

“De pronto, descubrí que soy una mujer atrapada en un cuerpo que siempre sentí como incorrecto”. A sus 15 años, esta chica trans descubrió su verdadera identidad, y años después decidió someterse a una intervención quirúrgica de reasignación sexual para sentirse a gusto con su cuerpo. Los obstáculos que encontró en la obra social de la provincia no la hicieron desistir y presentó un recurso de amparo contra el Ipross, que finalmente debió cubrir la totalidad de la operación que se concretó los primeros días de diciembre.

El caso de esta joven, a la que llamaremos Ángela para preservar su identidad, es similar al de tantas otras personas trans. Si bien la Ley de Identidad de Género garantiza las intervenciones quirúrgicas y los tratamientos hormonales para adecuar el cuerpo a la identidad autopercibida (establece también su inclusión en el Programa Médico Obligatorio), las obras sociales siguen poniendo obstáculos aunque la sanción de la ley ya cuenta con cinco años.

“La operación surgiría tarde o temprano porque comencé a sentirme incómoda conmigo misma y empecé a averiguar qué es lo que había diferente en mi. Descubrí que no estaba hecha para vivir como masculino”, relató Ángela, de sólo 19 años.

Con la ayuda de sus padres, la joven inició una terapia hormonal en el 2015, junto con el cambio de género en su documento de identidad. Tiempo después, surgió la necesidad de someterse a una cirugía de reasignación sexual. “Estaba harta de mirarme al espejo y ver que mis genitales no se veían como yo realmente quería verlos. No podía usar bikini porque era incómodo a nivel personal y social, al igual que pensar en intimar con alguien. Lo soporté un par de años pero ya no más”, expresó Ángela.

Operada en Bariloche

La primera intervención para la extracción de testículos fue en una clínica privada de Bariloche el año pasado. “Resultó todo bien pero el Ipross cubrió sólo el 80% de la operación y mis padres tuvieron que aportar el 20% faltante, cuando la Ley de Identidad de Género garantiza la cobertura al 100% ya sea por la obra social o el estado. De todos modos, no reclamamos porque no era tanto dinero”, señaló.

Pero este año, Ángela dispuso realizarse la reconstrucción de reemplazo de genital. “Esta operación costaba 178.000 pesos; 230.000 pesos sumando los pasajes a Buenos Aires y la estadía. La obra social me dio vueltas hasta el último día, aun habiéndoles presentado la ley dos veces. Gracias al recurso de amparo que presentamos con el juez Laboral y la Defensoría del Pueblo de Bariloche, en cinco días accedí a la cirugía 100% gratuita como corresponde por ley”, subrayó Ángela.

Desde la colectiva Generando Géneros de Bariloche, indicaron que más allá del caso de Ángela, ya hay otros dos amparos presentados contra obras sociales en la ciudad. “Muchas veces, la gente no reclama porque no quiere exponerse, pero hay que destacar que se trata de un derecho vulnerado. No se trata de cubrir un porcentaje de los tratamientos. La ley es clara en la cobertura del 100%”, sintetizó Constanza Pozzi, integrante de la organización.

Fuente: rionegro.com.ar (Loren Rocarolo)
Share Button

Comments

comments