La Convención y la amortización

¿5 millones es mucha plata? Si muchísima. Un trabajador que percibe el salario mínimo vital y móvil tardaría casi 50 años en ganarlos. Ahora bien, si ese monto es el destinado al presupuesto de una Convención Constituyente compararlo con casas, sueldos, obras viales o chupetines es por lo menos antojadizo e intenta desprestigiar a un cuerpo colegiado elegido por voluntad popular que se desarrolla en términos democráticos  y cuya existencia deviene de un mandato especifico y consagrado , precisamente, en forma constitucional. Por todo esto, atacar los términos en los cuales se va desarrollando un proceso dentro de lo que marcan las leyes, suena a poco democrático e incluso tiene tintes de revanchismo político y provoca  desinformación cuando hay medios de comunicación acólitos que mal informan repitiendo conceptos que no se aplican a la cuestión en sí, sino que están destinados a provocar confusiones con análisis forzados cuyo revoque se cae con solo pasarle la uña.

La Convención es, quizás, el órgano colegiado más representativo políticamente de la historia institucional de Catriel. La izquierda, el centro, el vecinalismo, el populismo, la derecha y la social democracia se ven reflejados en cada sesión que se puede observar. Esto solo, per se no amerita la erogación que se deberá hacer para el funcionamiento de este cuerpo legislativo y reformista. Creo que hay dos cuestiones destacables por las cuales ese monto, pesos más pesos menos, es justificable: la magna tarea a realizar y la ocurrencia eventual de esta tarea. Reformar la Carta Magna de un Estado en cualquiera de sus ámbitos o estamentos es una tarea importante, necesaria y vital para que las leyes que rigen los destinos de ese Estado puedan aggiornarse a los tiempos que transcurren. Por otro lado este tipo de reformas se realizan cada 25 años por lo tanto, en términos estrictamente económicos y aplicando el concepto de  amortización que es el proceso de distribución del gasto, en el tiempo, de un valor duradero, podemos decir a ciencia cierta que el gasto del presupuesto convencionalista será de unos 17.000 pesos mensuales hasta que se extinga su tarea, es decir hasta que se convoque nuevamente a elecciones de constituyentes.

Por lo demás pensando en aquellos que dicen que esa plata puede tener otros destinos, supuestamente más beneficiosos para el bienestar comunitario, hay que recordarles que el superávit de las cuentas municipales excede largamente esos 5 millones y que el pueblo, también por voluntad popular, le ha confiado al Movic, a través del intendente Carlos Johnston darle destino a la administración pública y económica de la ciudad.

De chico me decían que no tratara de encastrar mulas con gaviotas porque las dificultades iban a ser mayúsculas. Tarde algunos años en darme cuenta. Pero nunca es tarde.

Share Button

Comments

comments