La Depo goleó 3 a 0 en un clásico picante y sigue en la pelea

Catriel.- La Depo, jugando un gran segundo tiempo, le ganó por 3 a 0 el clásico del río Colorado a Deportivo 25 de Mayo por la 3era fecha del Clausura de la Liga Deportiva Confluencia. Los goles fueron convertidos por Rivero, Leguizamón y Barrios en la etapa del complemento. Previo a este encuentro, la 3era división empató 1 a 1 contra el mismo rival.

El primer tiempo, bastante monótono y falto de emociones, terminó 0 a 0. Durante la etapa inicial Catriel no jugó bien. Si bien la defensa y el arquero González no pasaron grandes sobresaltos, el mediocampo no logró hacerse dueño de la pelota y tampoco hubo buen acoplamiento entre las líneas. Sin tener la posesión, con un equipo inconexo y errático, de todas formas la Depo se las ingenió para tener las más claras. Una escalada por derecha, que la defensa veinticinqueña frenó con falta, dio lugar a la sanción de la pena máxima a favor del local y otorgó al Canario la oportunidad de ponerse en ventaja en los primeros minutos de juego, pero el remate rasante desde el punto penal ejecutado por Pablo “Sapi” Sánchez se fue a lado del palo del “1” pampeano. Catriel, entre córners y tiros libres, contó con un sinfín de posibilidades que no supo aprovechar. Su rival, pese a tener la tenencia de la pelota, no supo lastimar.

En el complemento se vieron las mejores jugadas del encuentro y llegaron las emociones. 25 de Mayo arrancó mejor e incluso tuvo las primeras ocasiones, pero se fue apagando rápidamente al tiempo que la Depo se acomodaba mejor sobre el campo de juego. Con una defensa sólida, un mediocampo aceitado y mejor posicionado; la pelota llegó con mayor regularidad a los delanteros canarios que comenzaron a asociarse mejor y complicar con creces a la defensa del conjunto visitante. La apertura del marcador llegó a través de una buena combinación de tres cuartos de cancha hacia adelante, que dejó a Rivero mano a mano. Ni lerdo ni perezoso, el “9” del Canario dejó en el camino al arquero rival y estampó el 1 a 0 que desató el delirio de la hinchada aurinegra.

Con la ventaja de su lado, la Depo creció cada vez más. Le cerró los caminos al equipo visitante y anuló sus individualidades. El segundo tanto del local llegó a través de un centro  desde la izquierda que Leguizamón conectó de cabeza para dejar desairado al arquero visitante y poner las cosas 2 a 0 en favor de Catriel. Tal era la frustración de los albiverdes, que tuvieron que recurrir varias veces al juego brusco para frenar los avances del Canario. Esto le costó dos expulsiones. Con ventaja numérica en el marcador y en la cancha, el equipo petrolero apostó a la posesión y el manejo de los tiempos esperando por alguna otra oportunidad de incrementar la diferencia. Dicha ocasión se presentó luego de una jugada que fue de izquierda a derecha y en la que la defensa visitante quedó anclada. Mientras todo 25 de Mayo reclamaba fuera de juego, Barros se ocupó de poner el 3 a 0 para sentenciar la goleada.

Sobre el final del partido el marcador pudo haber vuelto a variar, pero el travesaño le negó el grito a Granelli en un tiro libre y la terna arbitral dirigida por Adrián Vázquez pitó un dudoso off-side en lo que era un verdadero golazo -y el cuarto- de la Unión Deportiva Catriel. Llegó el silbatazo final y la alegría fue toda aurinegra. La Depo ganó, gustó y goleó. Los hinchas del Canario se retiraron felices y siguen soñando con pelear el campeonato.

 

Share Button

Comments

comments