La paradoja de la planta para tratar residuos petroleros

El pasivo que dejó Greencor en el lugar donde se instalaría Crexell
Nota de la edición impresa de VSN

 Catriel.- La noticia sobre la posibilidad de que se instale una planta de residuos peligrosos en los ejidos de Catriel generó polémica entre los ciudadanos. La mayoría pareciera estar en desacuerdo, claro. Si bien en ese anuncio inicial no había información en profundidad, las redes sociales de Catriel, especialmente Facebook, lanzaron una sentencia sobre el proyecto y un cartel estilo crónica con la consigna “No al basurero petrolero en Catriel” se viralizó. Una verdadera paradoja; los ciudadanos temen que la planta para tratar los residuos sea una usina de contaminación. El caso de Greencor en Cinco Saltos sirve de antecedentes en favor de esta teoría.

Semanas más tarde el municipio informó que el estudio de impacto ambiental que presentó la empresa Crexell a la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable estaba a disposición para que los ciudadanos conozcan el proyecto de la empresa neuquina previo a la audiencia pública que se desarrollará en la ciudad el viernes 31 de marzo a las 9:30 en el salón Cotecal de calle Dinamarca. Si bien la discusión sigue, el nivel se mantiene en los umbrales más elementales.

Lo que está en discusión son las garantías que esta empresa presenta para asegurar que el trabajo de tratamiento será dentro de las normas de seguridad ambientales que rigen el territorio nacional provincial y local. Es decir si va a ser una solución a la contaminación o no. Lo que parece no tener mucho margen de discusión es la necesidad de que haya una empresa que trate los residuos peligrosos, entre ellos los que genera los hidrocarburos y que generalmente quedan en el suelo. El objetivo de esta planta es tratar los pasivos en los yacimientos y no generarlos. Es decir tratar la contaminación y no generar más contaminación. Sin embargo muchas voces, sin conocer de qué se trata el proyecto el profundidad, salieron a crucificarlo. No se trata de estar a favor o en contra. En principio este tipo de planta es una solución a la contaminación, lo que hay que conocer es cómo la empresa logrará ese cometido teniendo en cuenta que la experiencia en Río Negro no es buena. Lo que está claro es que la empresa no va a generar ningún pasivo, la atención y el control debe estar puestos en que el saneamiento de los pasivos que las operadoras generen se remedien como corresponde, sin contaminar.

Juego de elecciones

Hubo una iniciativa de Mauro González, candidato del PJ a constituyente, plantear en la reforma de la Carta Orgánica que se prohíba que haya plantas de residuos especiales en Catriel: un disparate. En principio porque la provincia de Río Negro debe garantizar dicho saneamiento y por otro porque iría contra intereses de otras leyes provinciales. En su cuenta de Facebook Sergio Obrist máximo referente de la Coalición Cïvica también se manifestó en contra de la instalación de la planta. El Partido Socialista exigió el estudio de impacto ambiental que fue puesto a disposición días más tarde por el municipio, pero rechaza la audiencia pública por no ser vinculante y exige la realización de un plebiscito popular. El Movic claramente se mostró a favor de la iniciativa. La UCR no emitió opinión al respecto. El tema se instala a pocos días de las elecciones para definir los 15 constitucionales para modificar la carta orgánica y el límite entre los intereses de los catrielenses y los políticos, que no siempre son los mismos, se tornan difusos.

El punto central del proyecto es si realmente servirá para cuidar el medioambiente y tratar los pasivos en los yacimientos o solo será un negocio. Fuera de discusión es que dará nuevos puestos de trabajo (hay que ver a cuantas personas de Catriel) y que habrá caja para el municipio y para la provincia ya que las empresas tienen la obligación de contratar esos servicios de saneamiento. También hay que decir que la planta se instalará, en caso que la cartera de ambiente lo apruebe, en el kilómetro 68.5 de la Ruta Nacional 151, muy lejos de la zona urbana de Catriel, incuso a una distancia importante de donde se encuentran los yacimientos petroleros. Es decir que el peligro de la contaminación está mucho más cerca de Catriel que la planta que tiene como objetivo evitar la contaminación.

Share Button

Comments

comments