Nuevo aumento de combustibles. Proyecciones

Los precios de las naftas aumentaron hoy lunes 23 de octubre en un promedio del 10 %, según confirmó durante la mañana el secretario de la Cámara de Empresarios de Combustible, Raúl Castellanos. Se trata del tercer incremento del año, luego de los aumentos de enero (8%) y de julio (7,2% para las naftas y 6% para el gasoil). Con estos guarismos los combustibles llevan un 25% de aumento en lo que va del año, pasando a ser de los más caros en la región. Según Castellanos, esta suba “estaba prevista” tras la liberación de las tarifas de los combustibles, medida adoptada por el Gobierno en septiembre pasado. El secretario añadió que “sí, efectivamente se ha producido la suba de precios y algunas marcas que no la subieron esta mañana lo harán en las próximas horas”

Cuando no habían trascurrido ni siquiera 12 horas del triunfo de Cambiemos a lo largo y ancho de todo el país, los surtidores comenzaron a trabajar con el nuevo precio. En conferencia de prensa, también durante la mañana, el Presidente de la Nación explicó “Pagamos lo que paga el mundo”. La explicación parecería lógica si los sueldos de los trabajadores fueran como los del mundo y también hubiera coincidencia en los números inflacionarios.

Sin dudas, como deriva del aumento, se encarecerán los costos de producción, en casi todos los rubros, pero también serán más onerosos los alimentos, los transportes y los diferentes eslabonamientos de consumo. Esto provocará una nueva detracción, precisamente, en los índices de consumo que, de por sí, han venido en picada desde el 2015 pese a una breve primavera en septiembre con iniciativas que permitieron cierta reactivación económica pero que se lograron, en gran parte, comprando tiempo a través de la escalada del endeudamiento externo.

Mientras las cámaras que nuclean a la mediana empresa y a la industria luchan por una reactivación que se posterga y debaten como aumentar el crecimiento y la competitividad, el Gobierno al cual adhieren y al que han apoyado abiertamente vuelve a asestarles un golpe tremendo, como si fuera la respuesta al apoyo recibido.

Otro apartado a destacar es el de la inflación. La meta oficial para todo el año, ubicada en una franja entre 12 % y 17 %, fue incumplida en el noveno mes. Solo en septiembre fue del 1,9%. Para octubre y noviembre hay que agregar la variación en el combustible, del cual ya hemos especificado el efecto arrastre que produce. Para fin de año el índice andaría entre el 24 y el 25%, anual, es decir los mismos valores del último año del kirchnerismo, la etapa que el oficialismo dice haber dejado definitivamente atrás.

A lomo del fuerte apoyo electoral se ha tomado la primera medida de ajuste que impactará fundamentalmente en la clase trabajadora y en la pequeña y mediana empresa. Para adelante se espera la profundización de este modelo que combina recetas neoliberales con intereses corporativos de sectores cercanos al grupo de poder. Se esperan, fundamentalmente para este fin de año y principios de 2018, medidas para reducir costos laborales, flexibilizar las leyes de empleo, cerrar empresas estatales, reducir el sector público, reformar el sistema previsional.

Entre tanto globo amarillo y tanta espuma de champagne. ¿alguien tomará conciencia de las afectaciones?

Share Button

Comments

comments