Pirotecnia: Hasta 10 mil pesos por vender estruendo

Catriel.- Este será el segundo año que rige la ley de pirotecnia aprobada en septiembre del año pasado y que prohíbe la venta tenencia y uso de fuegos de artificio de estruendo en el ejido catrielense. Solo se puede utilizar lumínicos. El primer año la ley no tuvo demasiado impacto en la sociedad ya que en las dos fiestas de fin de año se escucharon cuantiosos fuegos de artificios.

En la ordenanza promulgada el 1 de septiembre del 2016 la legislatura asignó multas de 200 SAM para el uso y de 600 SAM para la venta. El SAM es la medida municipal que se calcula por el litro de nafta súper es decir que por utilizar la multa es de 3.500 pesos aproximadamente y de 10 mil para la venta. Muy por debajo de otras ciudades como por ejemplo Cipolletti que tiene multas que llegan a los 7500 SAM,  75 mil pesos.

La autoridad de aplicación depende de la Dirección General de Inspecciones, Comercio y Bromatología del Municipio. Hay que decir que a la falta de controles exhaustivos se le suma la irresponsabilidad de los vecinos que no acatan la normativa. El bajo monto de la multa tampoco parece ser funcionar como contendedor.

Si bien el año pasado no se registraron incidentes, en general hubo poco acatamiento a la ley. Uno de los inconvenientes es que en 25 de Mayo, por ejemplo, está habilitado. La corta distancia lo coloca como un centro de venta para los catrielenses. El año pasado el municipio decomisó un comercio de fuegos de artificios por poner a la venta pirotecnia con estruendo. Se le informó en dos ocasiones pero el dueño no retiró la mercadería y por eso se la decomisó y le aplicaron una multa. Como el año pasado el Ejecutivo no controlará el uso porque no tiene recursos para hacerlo. Se centrará en controlar la venta, esta semana, previa al año nuevo, volverán recorrer los locales habilitados para la venta de pirotecnia.

En noche buena del 2016 hubo un principio de incendio en una casa de las 200 Viviendas (calle Oslo) producto de un artificio pirotécnico que cayó en la terraza de una vivienda. “Parece que había muchas hojas secas y con el fuego se prendió, pero no hubo daños y no tuvimos necesidad de intervenir”, dijo en aquella oportunidad el comisario Erik Henríquez.

El fenómeno de la pirotecnia se viene tratando en los diferentes municipios de la región. Salvo Roca, el resto de las ciudades valletanas tiene una normativa, algunas de prohibición total y otras como Cipolletti y Allen que son similares a la de Catriel, que penalizan todo lo referido a estruendo.

Las razones que esgrimió el poder legislativo para dar la sanción a ley van desde la contaminación acústica hasta los daños que pueden ocasionar en los veteranos de guerra. Hubo más de 1.500 firmas por parte de vecinos a favor de la prohibición. El Ejecutivo tiene un nuevo desafío de hacer cumplir la normativa pero también es necesaria la voluntad de los vecinos.

Share Button

Comments

comments