Polémica por expresiones misóginas de un artista

Catriel.- Una serie de expresiones polémicas por parte de un cantante foráneo, contratado para dar un espectáculo en un local nocturno de la ciudad el pasado domingo, desató un vendaval de quejas y repudio por parte de distintos grupos feministas locales. Los propietarios del comercio pidieron disculpas y responsabilizaron al artista por sus dichos.

La Multisectorial de Mujeres de Catriel, la agrupación “Colectiva Feminista Aquelarre” y otras mujeres de la localidad que no integran ningún tipo de organización manifestaron su enérgico repudio a la situación ocurrida el 5 de agosto en un bar ubicado sobre Avenida San Martín. Según se señaló en el comunicado, emitido el día posterior, el cantante Marcos Mendoza “hizo comentarios completamente fuera de lugar sobre violaciones y violencia hacia las mujeres, y no solo eso si no que también hizo señas de querer agredir a una compañera”. En el texto también se hizo hincapié en que el propietario del lugar “no respondió ante los hechos” y se exigió “que se disculpen no solo con nuestra compañera, si no con todas las mujeres que fueron agredidas y humilladas por este macho y el bar que lo apaña”.

De acuerdo a la versión de personas que asistieron al evento, Mendoza tuvo expresiones xenófobas, sexistas, misóginas y reivindicando la cultura de la violación. “Hizo un “chiste” horrible sobre una ciudadana de nacionalidad boliviana haciendo alusión a su violación, fomendando esa práctica para “aplacar a las indomables”, se burló de las mujeres bolivianas diciendo que “eligen al violador para subir de categoría” y cuando una de las chicas del público le contestó, él le hizo una seña de que le iba a pegar, también como si fuera un chiste. Después dijo que le dedicaba un tema y cantó una especie de rock del macho. Inmediatamente nos paramos y nos fuimos”, le indicó a este medio una concurrente.

Pocas horas después del texto de repudio difundido por las redes sociales, la familia que administra el local nocturno emitió un comunicado refiriéndose a la situación a través de su cuenta de Facebook. “Estimados clientes le queremos pedir disculpas a las personas que se sintieron ofendidas o agredidas por los chistes del artista Marcos Mendoza! En el cual, él deberá hacerse cargo de sus actos y no el dueño o el lugar, ya que nosotros no manejamos el repertorio ni el show del artista, ni tampoco manejamos la boca de él! Antes de querer escrachar un lugar u otra persona deberían informarse y saber bien que fue lo que pasó. Además queremos aclarar que tanto el personal como el dueño no comparten ningún tipo de actos de agresión o maltrato hacia la mujer! Desde ya, saludos! Compartir por favor, gracias!”, fue la respuesta esgrimida.

Los argumentos de los propietarios del bar no terminaron de conformar por completo a quienes se sintieron agraviados por la situación. Hubo intercambios entre las partes en los comentarios de la publicación, algunos con sugerencias y otros con recriminaciones directas. Uno de los más amenos fue con una de las integrantes de la agrupación “Colectiva Feminista Aquelarre”, quien dijo ser “testigo de la buena atención (del local) y excelentes artistas”, al tiempo que señaló que “este señor (Marcos Mendoza) simplemente no estaba al nivel que conocemos”. “A ustedes les puede parecer exagerada la reacción de nuestra gente ante la violencia simbólica ejercida por el artista que se presentó en sus instalaciones. En realidad, no es menor la mala actitud de este señor. Es uno de los tipos de violencia de género más difundidos y puestos en práctica. Está detallada en la ley 26485 Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen. Entendemos el desconocimiento de esta ley, puesto que la cultura de nuestra sociedad a menudo la viola. Invitamos a ustedes a contemplar este aspecto tan sensible para cierto público, al momento de contratar espectáculos”, recomendó María Elena Parma Sosa.

Desde la cuenta del comercio expresaron no haber estado en conocimiento de la situación en el momento del hecho y alegaron que luego de este se comunicaron de forma telefónica con la joven, a la que Mendoza le hizo señas, para expresarle sus disculpas. También criticaron las “medidas de escrache” hacia el local y su propietario, exigieron disculpas por esas prácticas y se comprometieron a no volver a contratar al artista en cuestión.

Share Button

Comments

comments