Preocupa el bajo índice de condenas por abuso sexual durante la dictadura

Catriel.- El sábado (25-11) la abogada e integrante de la Secretaría de DD HH de Río Negro, Leticia González, realizó una exposición una explicación completa de las políticas públicas de defensa, reparación y acompañamiento de derechos humanos a nivel nacional y provincial. Uno de los datos más reveladores y conmocionantes que puntualizó González fue el bajo número de condenas por delitos sexuales que existe en los juicios por crímenes de lesa humanidad en nuestro país.

“Existe todo un debate jurídico sobre la violencia de género, que plantea desde si se tiene que establecer como un ítem aparte, si se tiene que incluir dentro de los tormentos, si se tiene que plantear la cuestión de la calificación e interpretación del hecho con la ley internacional que sí habla -y esto lo quiero aclarar específicamente- de los delitos de abuso como delitos de lesa humanidad. Contemplado por los tribunales de Yugoslavia (un Estado extinto) y Ruanda (África) que han desarrollado casuística y doctrina al respeto indicando cuales son los requisitos por los cuales se considera el abuso un delito de lesa humanidad en sí mismo sin incluirlo en ninguna otra tipificación penal”, indicó.

“Habían centros de detención en los cuales se tenía la orden (del superior a cargo) de que desde el ingreso se propinara una golpiza y una violación, sin importar si eras hombre o mujer. Aquí existen dos problemas. En primer lugar, el hecho de que algunos jueces consideran como culpables y pasibles de condena solo a los autores materiales de los hechos, sin considerar las responsabilidades de sus superiores. Sumado a eso a eso, no hay que perder de vista que muchos jueces argentinos incluyen estos delitos dentro de los tormentos, lo que hace que se invisibilicen estos hechos. Desaparecen los casos de abusos en centros de detención como tal y solo quedan tipificados como tormentos y vejaciones y se diluye en la sentencia”, agregó.

“El otro problema, sobre todo con los tribunales argentinos, se da en la valoración del testimonio de las víctimas. Muchos de ellos piden que el relato de estas esté avalada por la declaración de terceros. Y el problema central es que los abusos, normalmente, no se daban en contexto público y no creo que el perpetrador admita espontáneamente “yo cometí estos delitos”. Entonces se volvía muy difícil para las personas porque se ponía en duda el propio relato de la víctima”, señaló.

“Otro punto importante es el hecho de que, si se considerara al delito sexual en nuestro país como de lesa humanidad, esto avalaría una investigación de oficio sobre ese hecho puntual. Hoy en día es considerado como de instancia privada y si la víctima no es correctamente asesorada o no se anima a denunciarlo puntalmente, no se investiga. El delito queda impune”, sostuvo González.

“En el 2015 “InfoIus”, que es el sistema informático del Poder Judicial de la Nación hace un informe (sobre juicios por delitos de lesa humanidad) que reveló que solo un 8% del total de sentencias analizadas (11 de 142) contenían condenas por delitos sexuales. Es decir que no llegaba al 10% de los juicios incluidos en el reporte”, concluyó.

NOTAS RELACIONADAS

Share Button

Comments

comments