Quejas de vecinos por imprudencia al volante

Catriel.- Los constantes accidentes en la RN 151 y una reciente tragedia vial protagonizada por un menor de edad al volante en la zona urbana han generado en el último tiempo una mayor reacción social ante la imprudencia de algunos conductores con poco o nulo respeto por las vidas ajenas. Ayer varios vecinos de la localidad hicieron sentir su malestar en las redes sociales por los excesos de velocidad dentro de la ciudad.

La catarata de quejas se desató ante la publicación de Sil Mvs quien posteó en el grupo “Lo bueno y lo malo de Catriel” el siguiente texto. “Lamentablemente estamos en una sociedad donde no nos importa nada… Inclusive la vida… hoy por la mañana temprano pasó un Siena rojo (creo q taxi) por la calle Rosario (la primera cuadra) del barrio Preiss. Atropelló y mató a la perrita de mí sobrina (Renata, 3 meses). Lo más indignante es que el Sr pasó a muy alta velocidad, tal vez si hubiera venido a una velocidad prudente podría haber frenado y no ser responsable… Es lamentable que no haya siquiera parado, eso deja en claro la clase de persona que es”.

“Por esa cuadra pasan terriblemente rápido hay que hacer un lomo de burro urgente hay muchos niños que juegan en la calle y no respetan nada a mi mamá más de una vez le han tirado el paredón porque no llegan a frenar y se mandan de lleno a la casa”, posteó Flor Cárdenas.

“Me pasó algo parecido nadie respeta nada una camioneta roja de las viejas pisó a mi perra y no paró ni para ver que fue lo que pasó. Son unos desalmados, si los puteas sos la mal educada. Yo vivo enfrente de una plaza en ese momento le grité a mi sobrina que no cruzara porque venía la camioneta y abrí el portón sin darme cuenta porque estaba atenta a que la nena no cruzara, se me salió la perra. O sea podía pisar la nena tanto como a la perra y la camioneta se sacudió e hizo un semejante ruido y este ni así paró”, escribió Estefanía Rodríguez.

“En calle Birmania (Barrio Preiss) también pasan como tiro todo el día, no disminuyen la velocidad salvo si van a doblar o parar. Por el momento no he escuchado o visto que hayan atropellado a un perro, pero cuando escucho el ruidazo que hacen esos autos a toda velocidad me asusta. Algún día inclusive pueden terminar matando a una persona!! Muy poca conciencia”, reflexionó Azul Lucero.

“A mi Tito me lo mataron por un imprudente que venía muy rápido. Lo peor es que fue en una intersección o sea que tenía que bajar la velocidad y en ese horario salían muchos niños de la escuela que queda cerca. Podría haber sido una persona”, aportó Antonella Garro.

Share Button

Comments

comments