Reviente Digital: “Ranking de derrapes pre-electorales”

Eran las 2:10 de la madrugada del 9 de agosto. El “chiflón” resonaba de fondo colándose sin permiso entre las aberturas de las casas y los burletes de la cocina. Se cortó el internet y una voz interna me dijo “aprovechá y sentate a escribir”. Entonces pensé en rescatar este polvoriento espacio que alguna vez bauticé Reviente Digital (no estaba muerto, andaba de parranda), pero me faltaba inspiración así que puse música para relajarme y poder pensar. Y tuve una epifanía. Como un déjà  vu de lo que va a venir, la historia ya estaba ahí, escrita. Solo había que plasmarla en palabras.

Mientras afuera el viento corría como para llevarse puesta la casa del enésimo chachito, asumí cual era la musa perfecta para mi narrativa. Me di cuenta, querido lector, que el oportunismo electoral siempre me molestó. Y justo en la antesala de un nuevo domingazo urnero para definir que par de monigotes mandamos al Congreso pensé en armar un ranking. “¿De qué?”, se preguntará usted. Nada más y nada menos que un top ranking de derrapes pre-electorales. Si tiene tiempito se lo explico:

Algunos dirán que lo hice como ejercicio cognitivo de conciencia cívico-social, otros que fue una iniciativa propia de un “drogadicto” aburrido. Pero nunca está de más repasar un poco el tablero del Teg antes de mover. Como ustedes, puedo poner una sola ficha por vez y -exceptuando octubre- la próxima que lo pueda será en 2019 recién. A quién voy a votar, todavía no lo sé. Pero descubrí a quienes no, armando este listado de hilarantes banquinazos pre-PASO.

Mientras lo hago, me doy cuenta que son casi las cuatro de la madrugada y siguiendo a la luna, no llegaré lejos. Siguiendo a los dirigentes que tenemos todavía menos. Pero arranquemos.

Comenzando de atrás para adelante, en el tercer puesto, encontramos a los inefables hermanos Bullrich con un podio más que merecido. Y a las pruebas me remito: a apenas un día (¡qué sincro el de Esteban, boló!) de que su hermana -nuestra Ministra de Seguridad- dijera que están “trabajando con el gobierno de Río Negro” para buscar a Santiago Maldonado que, vale aclarar, según testigos fue secuestrado por Gendarmería en Esquel (provincia de Chubut); el menor de los Bolrichs declaró ante la tv y los atónitos ojitos de huevo frito de María Ingenua Vidal que “este nuevo camino que hemos emprendido todos los días tiene un metro más de asfalto y otro pibe más preso”. Yo pensé: “Guau. Qué fuerte. Si ese es el camino Esteban, disculpame broder pero yo por ahí no voy”. Fue, sin dudas, un gran derrape. Arranco como Colin McRae y finalizó “pisteando como un campeón”. Tal vez cualquier otro que armara este mismo ranking podría haber pensado: ¡Bingo! ¡Ding ding ding! Johny, tenemos un ganador. Pero no. Por algo dije que los dos pimpollos de Cambiemos estaban terceros en el podio. Y fue porque también me rescaté que casi en paralelo se dio la apelación de los tenaces cuervos del FpV a la resolución de la Justicia Electoral que le bajó el pulgar al Turco inexcusable. Sí, a ese “coso” detestable (porque no hay otra forma de calificarle) que todavía cargamos nosotros en la espalda como una cruz pero que -políticamente- aún mantiene impune el Peronismo recalcitrante de (solo por citar algunos ejemplos): Pichetto, Yoma, Casas y Beder Herrera, quienes buscan candidatearlo y que -de yapa- pueda zafar algunos años más de su condena por traficar armas a Ecuador y Croacia tramitando un fallo -en tiempo récord- de la Corte Suprema que lo favorezca.

A su vez miro la otra cara de la misma moneda y, acto seguido, me río del kirchnerismo perseguido. Ese que, quizá sin saberlo, defiende a Menem porque teme que se genere un “peligroso antecedente” que pudiera cortarle las piernas a CFK en un nuevo intento de candidatearse ¡Mamita, veo esos razonamientos y me dan ganas de cortarme las venas con una papa frita! Aflojemos un poco con la paranoia. En primer lugar CFK tiene varias causas abiertas, pero no tiene condenas. Y de acá a octubre dudo que las tenga. Y en segundo, la jurisprudencia citada para inhabilitar al Turco fue la del caso de Raúl Romero Feris quien en 2003, quien tenía dos condenas y no pudo asumir su banca de senador luego de que se declarara su “incompatibilidad ética”. Todo ese hermoso combo “justicialista” de crápulas sin ética y crédulos desinformados, como se dice popularmente “la cebollearon”. Es que, como debe ser, en primera posición quedó lo mejor de lo mejor.

Para rematar este hermoso e innocuo ranking  de derrapes pre-electorales, la frutilla del postre. En el puesto número 1 queda -inalcanzable, en lo más alto- el irrefutable cinismo de esos desvergonzados oportunistas que tienen el tupé de señalarnos -todo presuntuosos- a través de sus mercenarios replicantes (cómplices de semejante fraude) y por supuesto una buena inversión propagandística en las redes sociales, que re-anuncian que empezaron a hacer algo que vienen prometiendo concretar incontables veces hace años, justo a cinco días de las PASO (¡que buen timming, changos!) y de yapa venir a recomendarnos que votemos por alguien que ellos aconsejan para “representarnos”.  Justo ellos a nosotros, que en todo este tiempo no hemos sido más que el último orejón del tarro. Para esos muchachos, por favor les pido: fuerte el aplauso.

Share Button

Comments

comments