Un universitario de Catriel denuncio vejaciones en General Pico

Williams Lucero (Catriel) y Federico Retamal (Esquel), estudiantes de la Facultad de Ciencias Veterinarias de esta ciudad, que estuvieron incomunicados durante poco más de 15 horas en la Comisaría Tercera de General Pico luego que fueran demorados el 29 de abril por estar sospechados de atacar a un joven y de intentar robarle las zapatillas, asistieron ayer a la Unidad de Atención Primaria (UAP) de los tribunales piquenses, donde denunciaron a la policía por apremios y vejaciones.

Los jóvenes llegaron acompañados por el vicerrector de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), Hugo Alfonso, quien se solidarizó con ellos, cuestionó el trato policial que recibieron y contó que se les reprogramaron dos parciales que debían rendir, debido a la situación vivida.

Fuentes policiales de la Comisaría Tercera confirmaron que la demora de los jóvenes se concretó a través del testimonio que brindó una vecina del barrio Roca, sobre el ataque que había sufrido pocos minutos antes en el pasaje Vinter entre Eduardo Pico e Hilario Lagos una persona del barrio, la cual había sido golpeada con una botella en la cabeza y habían intentado robarle las zapatillas.

Los estudiantes indicaron que al momento de la demora iban a comprar facturas cuando pasaron por el lugar en el que había una fuerte presencia policial. En ese instante, una mujer del barrio le aseguró a la policía que tanto Lucero como Retamal, que transitaban por el lugar, habían sido dos de los autores del ataque.

“Estuvimos en un calabozo todo meado, incomunicados durante más de medio día, sin saber por qué estábamos ahí. En la casa de mi compañero estaba la pava puesta y los apuntes abiertos. Salimos a comprar facturas y terminamos presos”, explicó Federico Retamal (26), que aún no puede creer lo que le ocurrió durante la mañana del 29 de abril cuando efectivos de la Seccional Tercera de General Pico lo detuvieron junto a Williams Lucero, su compañero de estudios, con quien había salido a comprar a la panadería, antes de terminar tras las rejas.

Los estudiantes de tercer año de la carrera de Veterinaria de la UNLPam denunciaron por las redes sociales haber sido víctimas de una detención ilegal y de apremios perpetrados por efectivos policiales.

“A mi compañero le pegaron en la calle y en la comisaría. El mismo policía le decía que le iba a pegar esposado y encerrado. Estuvimos en la comisaría encerrados, separados, incomunicados y sin saber por qué. Nos trataron como perros, dormimos en el piso, con frío y con mucho miedo. No sabíamos qué hacíamos ahí, de un rato al otro sin nada. Nunca en mi vida le pegué a alguien, nunca robé. Estoy estudiando en la Universidad Nacional de La Pampa, curso tercer año, yo quiero estudiar, rindo el martes y el miércoles. Mancharon mi nombre, soy hijo de laburantes, vengo de una familia de bien, mis papás nos educaron bien a mis hermanos y a mí. Estoy indignado y triste, no sé por qué nos hacen esto”, agregó el joven oriundo de Esquel, Chubut, que vive en una residencia universitaria y que desde hace 4 años está becado en la UNLPam.

“Esto es privación ilegitima de la libertad ¿Qué es eso que vamos a comprar y nos secuestran? Sin motivos, sin haber hecho nada malo. No puede ser que estemos solos, a merced de la policía”, agregó el estudiante.

“Primero nos acusaban de haberle roto una botella en la cabeza a alguien, después de un robo. Nosotros les dijimos que no habíamos tomado alcohol. En la casa de mi compañero estaba la pava en el fuego y los apuntes abiertos. Les dijimos que nos hicieran control de alcoholemia, pero no nos quisieron hacer. Al otro día, cuando nos llevaron a fiscalía, los policías nos dijeron que no los miráramos y nos verdugueban para que reaccionáramos”, manifestó.

El joven detenido contó que durmieron en una sala de visitas que solo tenía algunas mesas y bancos, que pasaron frío y que sólo se pudieron cobijar con una manta que les pasó un preso por entre las rejas de su celda.

Por último agregó que su mayor interés pasa por salir sobreseído de la causa judicial que se les inició, y subrayó que del informe médico policial se desprende que tenían aliento etílico, cuando aseguró que no habían bebido alcohol la noche anterior.

“Queremos salir limpios de la causa. Uno de los pocos datos que nos dieron cuando estábamos detenidos, era que nos habían visto tomando en una plaza antes de agredir a este chico. Se me ocurre decirles que me hicieran una alcoholemia y me dijeron que no y cuando llegamos a Fiscalía el informe decía que teníamos aliento etílico y nunca nos enteramos y dio positivo. Es un dato inventado, a nosotros no nos hicieron alcoholemia”; finalizó.

Investigación fiscal.

El domingo a la mañana los jóvenes estudiantes fueron trasladados a los tribunales piquenses, donde los indagó el fiscal Damián Campos, de la Fiscalía Temática de Delitos contra la Propiedad. Luego de entrevistarse con los sospechosos, el funcionario judicial dispuso que recuperaran la libertad tras considerar que encontró “muchos indicios de no participación en el hecho”.

El fiscal contó que avanzará en la investigación aunque con los sospechosos en libertad, para determinar si tuvieron algún tipo de responsabilidad en el ataque y el intento de robo sufrido por un joven. Subrayó que por otro lado deberá ir la investigación contra los policías, algo de lo que deberá estar a cargo el fiscal general Armando Agüero.

El funcionario judicial, ya sustrajo los registros fílmicos de la dependencia policial en la que permanecieron detenidos los jóvenes, a la vez que indicó que en los próximos días le tomará declaración a los ocho efectivos que participaron del procedimiento y resaltó que pretende obtener testigos civiles que permitan la reconstrucción del hecho.

“Los chicos vienen detenidos el domingo a la mañana, a las 9.15. Les tomo declaración, ellos hacen el descargo y después se les da la libertad. No soy yo el fiscal que va a intervenir en la investigación de esta supuesta vejación, le va a tocar al fiscal general y no los formalicé porque cuando ellos declaran me generan una impresión buena en el sentido de la no participación, muchos indicios que indican la no participación en el hecho, el problema es que hay una testigo que los vio en la calle y los señaló como dos de los que habían agredido al chico”, dijo.

“Eso lo voy a investigar en el marco de la investigación penal que llevo adelante con ellos en libertad”, ahondó.

“Hablé con personal del establecimiento educativo, los chicos tienen muy buen concepto, son estudiantes, la causa se va a investigar, están sospechados pero en libertad, en función de eso los acusaré o pediré el sobreseimiento, pero a parte de esto, está el tema de la posible existencia de apremios y vejaciones, eso no tiene que ver con la participación o no de las personas en un delito”, dijo.

 

Fuente: La Arena

 

Share Button

Comments

comments