Violencia de género: La Justicia condenó a un hombre a 3 años de prisión en suspenso

Catriel.- La Justicia condenó a tres años de prisión en suspenso a Juan Alejandro Sépulveda Belmar por lesionar gravemente a su ex pareja T.F. en julio del 2017. El acuerdo entre la fiscalía y la defensoría pública en un juicio abreviado resolvió la causa que estuvo mucho tiempo “cajoneada” y en algunas semanas se desanudó. Para lograr el acuerdo en un proceso abreviado el acusado debe reconocerse culpable del delito que se le imputa. Además la sentencia quedó firme desde el momento que la jueza homologó el acuerdo. La semana pasada se definió todo y hoy la jueza Alejandra Berenguer selló el acuerdo y leyó las pautas de conductas que debe tener Sepúlveda para gozar del privilegio de cumplir su condena en libertad.

El condenado fue acusado del delito de lesiones graves calificadas por la relación de pareja preexistente en concurso real con amenazas. La querella, representada por Jorgelina Montero y Celina Fernández, pretendía cambiar la figura de la acusación a una tentativa de homicidio, sin embargo la pobre investigación de la fiscalía boicoteó toda posibilidad de endurecer la acusación. Finalmente se inclinaron para las lesiones graves con la que ingresó la causa luego que la víctima haga la denuncia en julio del año pasado, luego de vivir un calvario en el cual recibió innumerables golpes y sufrió varias fracturas en su rostro.

“Ahora te voy a tener que matar”, le dijo Sepúlveda a la víctima antes de intentar ahorcarla contra la cama. Una contingencia, una distracción y segundo a su favor, fueron suficientes para huir del terror.

En la audiencia de hoy la jueza leyó las condiciones a las cuales debe someterse Sepúlveda. Si incumple alguna de ellas deberá purgar la condena en prisión. Recordemos que cualquier condena que no supere los tres años se cumple en libertad siempre y cuando el condenado no tenga sentencias firmes. Con este antecedente, si Sepúlveda vuelve a cometer un delito con condena deberá purgarla en prisión. Por el lapso que dura la condena deberá fijar un domicilio que no podrá modificar sin previa autorización por la Justicia, deberá hacer presentaciones cuatrimestrales ante la autoridad que se le designe, seguramente ante la jueza de Paz. Además no podrá concurrir a ningún ámbito en el que la víctima frecuente, como lugar de trabajo, de estudio, o domicilio. No podrá acercarse en un radio de 300 metros alrededor de la víctima. Tampoco podrá tener contacto de ningún tipo con su ex pareja ni de ningún miembro de su familia.

NOTAS RELACIONADAS

Catriel: El relato de una víctima de violencia de género que sobrevivió de milagro

Share Button

Comments

comments