Violenta represión a militantes y diputados en vigilia contra reforma previsional

Esta tarde una masiva movilización de diversas organizaciones sociales marcharon desde el Obelisco hacia el Congreso Nacional. El objetivo era apostarse en las inmediaciones del parlamento para iniciar una vigilia hasta mañana, cuando el Gobierno nacional tiene la intención de que Diputados le dé la media sanción que falta a la reforma previsional y así consumar una nueva transferencia de recursos que afectará directamente a millones de jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.

Alrededor de las 18:30, cuando se aproximaba por la Avenida Rivadavia, la movilización fue literalmente frenada por cientos de efectivos de Gendarmería Nacional que avanzó sobre organizaciones sociales en la plaza del Congreso. Los diputados Victoria Donda y Leonardo Grosso resultaron golpeados. 

La fuerza federal comenzó a lanzar agua y detuvo de forma intempestiva a al menos dos personas. Según las primeras informaciones uno de los detenidos sería Carlos Casal, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

Varias diputadas y diputados de la oposición se acercaron al lugar en el que se enfrentaban cara a cara los manifestantes y los represores. En ese momento, como pudo verse en una transmisión en vivo de C5N, la Gendarmería también empujó y patoteó a los legisladores. A Leonardo Grosso, diputado nacional de Peronismo para la Victoria, le lanzaron un perro que lo mordió en la zona abdominal.

El jefe de la bancada FpV, Agustín Rossi, también presente en los episodios, denunció que el Gobierno “se adueñó del Congreso”, en referencia al vallado que rodea el palacio legislativo, y que “en Argentina parecen tener más poder las fuerzas de seguridad que los diputados, que son votados por el pueblo”.

“Me tiraron los perros encima”, dijo, por su parte, la diputada Donda, que aseguró haber recibido una patada del jefe del operativo y responsabilizó “a la ministra (de Seguridad, Patricia) Bullrich” por el accionar de los uniformados.

El Consejo Directivo de la CGT lanzó un paro nacional para el viernes y una marcha mañana en contra de la reforma previsional. La medida se decidió en una reunión convocada de urgencia este jueves tras conocerse el llamado a sesión mañana en diputados para sancionar la iniciativa del oficialismo. Se suma a la huelga y movilización convocada para mañana por las dos CTA y los sindicatos docentes. En esa línea también se expresó la Confederación de los Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA). “No va a haber transporte, se va a paralizar el país“, adelantó el triunvirato de la CGT.

 

 

 

 

Share Button

Comments

comments