Tragedia en el Carod: Tres culpables por la muerte de Malmoria

755

Catriel.- La Justicia declaró penalmente responsable a tres jerárquicos de la firma Rimsol por la muerte de Mauro Malmoria quien falleció intoxicado mientras realizaba tareas en una cámara de cloacal de Catriel.

En un fallo por mayoría, una de las juezas votó en disidencia, el tribunal confirmó que César Augusto Marino (presidente del directorio), Claudio Ramiro Monge (responsable técnico de la obra) y Horacio Genovese (a cargo de seguridad e higiene) cometieron el delito de homicidio culposo en concurso ideal con lesiones graves culposas de los otros integrantes de la cuadrilla que trabajaban junto a Malmoria.

La escala penal para este delito va de 1 a 5 años y desde la fiscalía ya adelantaron que pedirán penas por encima de los tres años, es decir no excarcelables. Ahora resta que la Oficina Judicial fije la audiencia de cesura donde se pedirán las penas previo a conocer el fallo del tribunal.

El fallo del veredicto estuvo a cargo de la jueza Florencia Caruso que fue muy contundente con la argumentación. La magistrada indicó que los tres imputados no tomaron las medidas necesarias de seguridad y capacitación para realizar la tarea que tenían los obreros. La empresa, con asiento en Bahía Blanca, firmó un contrato con el municipio de Catriel para mejorar instalaciones de la red de cloacas en el barrio Carod.

Otro dato importante fue la confirmación que la empresa, además de no proveer de elementos de seguridad mínimos, tampoco tenía un medidor de gas sulfhídrico, que fue la sustancia que inhaló Malmoria y que le produjo la muerte casi en el acto. Con ese detector se hubiese evitado el trágico final dijo Caruso.

Si bien no se hicieron mediciones en el lugar del hecho, se realizaron otras a pocos metros de allí en otra cámara y la medición dio 10 veces por encima del umbral permitido. El hecho ocurrió en diciembre del 2016 y además de la muerte del joven de 22 años, otras cuatro personas resultaron con heridas de gravedad como consecuencia de la inhalación del gas.

Argumentos de la  fiscalía

El fiscal jefe Gustavo Herrera sostuvo, en los alegatos, que la muerte y las lesiones sufridas por los trabajadores podrían haberse evitado si se hubiera cumplido con los requisitos previstos por las leyes laborales para la realización de este tipo de trabajos.

Respecto del presidente de la empresa Rimsol (Marino)  el fiscal consideró acreditado que a partir de la firma del contrato, el hombre asumió la posición de garante respecto a la integridad de los obreros que contrataría y que se comprometió a aportar los elementos de protección personal para realizar las tareas. Citando la legislación vigente en materia de seguridad e higiene y en la regulación aplicable a las obras en construcción en particular, concluyó que en su carácter de Presidente del directorio de la empresa es el responsable directo de hacer cumplir las medidas de seguridad e higiene.

La escala penal para este delito va de 1 a 5 años y desde la fiscalía ya adelantaron que pedirán penas por encima de los tres años, es decir no excarcelables. Ahora resta que la Oficina Judicial fije la audiencia de cesura donde se pedirán las penas previo a conocer el fallo del tribunal.

En cuanto al encargado de la seguridad e higiene de la obra (Monge), señaló que se lo contrató por su calidad de profesional para elaborar y ejecutar un programa de seguridad para evitar cualquier tipo de contingencia, tal como lo prevé la ley y su reglamentación. Más allá que el acusado adujo no ser empleado de la empresa y que no hubo un acuerdo contractual para la supervisión de la obra, según explicó el representante del Ministerio Público, lo cierto es que debió haber elaborado y ejecutado el plan o en su defecto, haberlo derivado a otro auxiliar técnico para la supervisión en el lugar de trabajo.

Por otro lado agregó que por las características y riesgos propios de la actividad, la regulación en obra en construcción de estas características supone la supervisión permanente de un profesional de la seguridad e higiene mientras se produce la obra. Otra parte de la acusación se centra en que el hombre no habría brindado la capacitación suficiente sobre los riesgos propios del trabajo en cámaras con líquidos cloacales y sobre la presencia de gas sulfhídrico.

Finalmente, en relación al responsable técnico de la obra (Genovese), el Ministerio lo acusa de no haber estado presente en el lugar para supervisar que los trabajos se llevaran a cabo con las medidas de seguridad adecuadas y no asegurarse que los obreros contaran con los elementos de protección personal y equipamiento necesario para llevar a cabo su labor.