Columna VS: ¿Edad Media o Siglo XXI?

630

*Por Orietta Cocuzza – Estudiante de Comunicación Social (UNC)

En cuanto a debates sociales se refiere, Argentina siempre está un paso atrás del resto del mundo. Lo que es más preocupante es que luego de superar algunos de estos debates, los mismos vuelven a formar parte de la agenda social, logrando poner en nuevamente en juego todo lo discutido y dando como resultado una suerte de regresión colectiva como sociedad. Lo que nos hace dudar si realmente estamos a la altura del siglo XXI o muchos se quedaron atascados en el pensamiento de la Edad Media.

La ley de matrimonio igualitario se aprobó en nuestro país en 2010, convirtiendo a Argentina en el primer país latinoamericano en sancionar esta ley. Dos años más tarde, se aprobó la Ley de Identidad de Género, que permite que las personas trans (travestis, transexuales y transgéneros) sean inscritas en sus documentos personales con el nombre y el sexo a elección. Dos leyes que a todos nos tendría que enorgullecer, pero evidentemente algunas personas todavía no lo comprenden. Según datos de La Federación Argentina LGTB en el año 2017 hubo 103 víctimas y aumentaron un 500% los casos de violencia física, y de lo que va 2019 ya son al menos 9 los casos públicos de crímenes de odio contra la comunidad LGTBIQ. Del análisis de estos datos, nos damos cuenta que parte de nuestra sociedad todavía no ha aceptado el amor entre personas del mismo sexo y las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género. Lo que en 2010 y 2012 se presentó como un avance en cuanto a pensamientos, aceptación y derechos, hoy 9 años más tarde es opacado por el odio de algunas mentes que se quedaron en siglos pasados.

Por otro lado, en 2009 se sancionó la ley 26.485​ para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los Ámbitos en que se Desarrollen sus Relaciones Interpersonales, en 2012 el Congreso sancionó la ley 26.791 creando el delito de femicidio como causal autónoma del homicidio agravado, tipificado como el homicidio realizado contra «una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediante violencia de género». Nuevamente tenemos un Estado que hace su tarea con las leyes pero no se encarga de que se cumplan. En 2014 asesinaron a 277 mujeres, en 2015 a 286, en 2016 a 290, en 2017 a 292, en 2018 a 259 y de lo que va el 2019 ya son 54 los casos de mujeres asesinadas en manos de un hombre. Un total de 1456 mujeres en menos de 6 años y sin contar los casos que no se conocen. Entonces volvemos a plantear, ¿Realmente estamos en un siglo en el que teóricamente la mujer ocupa los mismos espacios que los hombres, cuenta con el voto, ya no es inferior y cuenta con la posibilidad de expresarse libremente? o nuestra sociedad y la Justicia de nuestro país volvió a tomar todas esas discusiones e hizo de cuenta que nunca existieron para justificar el comportamiento machista que muchas personas poseen.

Cómo fue que nunca nos dimos cuenta que mientras los debates avanzaban, todavía existían personas con pensamiento tan cerrados como para replantearnos todo lo anterior. La hipocresía que existe en la gente que salta en contra de todos los debates, como ocultos debajo de una piedra esperando a escuchar un comentario para defender desde un discurso conservador su forma de pensar, o aquellos que todavía justifican las atrocidades de sus actos y las que salen de sus bocas con la religión, dicen que Dios es amor, pero todo lo que hacen en nombre de él no lo es. Es raro, pero por alguna razón sigue pasando.

De todas formas, también hay que entender que la culpa de todo esto no la tiene solo la sociedad. Encontramos múltiples ejemplos de medios masivos de comunicación que tienen como principal tarea comunicar, lo que siempre debería ser desde una mirada objetiva, para que cada uno saque sus propias conclusiones, pero esto por mucho que nos duela sucede muy pocas veces en Argentina. Tenemos medios que efectivamente son cómplices de encubrir la corrupción que se ejerce desde la sociedad, y la Justicia. Solo 1 de los 9 casos de violencia contra la comunidad LQTBIQ del 2019 fue comunicado en un medio masivo, las cifras de víctimas de años anteriores se encuentran solamente en medios alternativos. En cuanto a femicidios, son muchos los casos que se hacen públicos por medios masivos, pero siempre en primera plana tenemos la foto de la víctima y al homicida nadie lo muestra, vemos títulos como “Fue encontrada muerta” o “Hallaron su cuerpo sin vida” pero nadie realmente dice las cosas como son, ASESINADA con mayúscula.

 Realmente es el momento de sentarnos a pensar si todos somos los culpables de lo que pasa, enseñarnos mutuamente en vez de insultarnos, exigir todos juntos a la Justicia respuestas de cada uno de los casos sin resolver, para poder decir todos juntos con orgullo que realmente somos una sociedad que está a la altura del siglo XXI.