Conmovedora carta de un joven de Roca que perdió a su madre

0
801

juan albanese roca

Muchas cosas se podrían haber evitado. Si sos de General Roca te pido que leas esto.
Si estas en la salud podes hacer mucho para cambiar, y no querer exprimirle los bolsillos a las familias que sufren el deterioro de un ser querido.

El miércoles 8 de Julio de 2015, note en mi mamá ciertas complicaciones para expresarse y para comprender una conversación; sumado a esto, dormía 14 horas por día y se encontraba con fuertes dolores de cabeza y muy descompuesta (hace 1 mes que tenía esa sensación de malestar estomacal).

A raíz de esta situación la llevo a mi mamá a la CLÍNICA ROCA, en donde pido hablar con un neurólogo, porque tenía miedo de que sea un ACV. Los chicos de la recepción llaman al neurólogo y el mismo responde que vayamos a la guardia y sigamos con el “protocolo”. El joven médico de la guardia concluye en su examen médico que mamá presentaba un “cuadro de estrés”. Ante ello, recomienda un té y reposo para recomponerse (A todo esto mi mama no podía decirme ni siquiera entre que calles se encontraba nuestra casa, tenía serias complicaciones para comunicarse).

Posteriormente, el martes 14 de Julio a las 08.00 hs, mi madre se iba a realizar unos estudios (endoscopia y colonoscopia) por lo que le hicieron una anestesia general, lo que terminó empeorando su cuadro, ya que comenzó con serias complicaciones para poder caminar bien. El mismo día, a las 17.00 hs, veo a mi madre arrastrando la pierna derecha por las escaleras, por lo que acudimos a llamar a un medico conocido del JUAN XXIII, quien nos esperó con el neurólogo en su consultorio. A las 21 hs, después de una serie de tomografías, me informan que mi madre tenía un TUMOR CEREBRAL ubicado en el tálamo, que era muy profundo e inoperable.

Seguidamente, el viernes 17 de Julio a las 11.00 hs, proceden a realizarle una biopsia a cielo abierto, con el fin de identificar el tipo de tumor que tenía. A las 13.00 hs nos dan unas muestras del tumor para que las llevemos al ÚNICO Patólogo de General Roca, quien en comunicación con el neurocirujano, Dr. RUSSEL, le comunica que la muestra era representativa, por lo tanto Russel procede a dar por concluida la cirugía sin extraer más muestras del tumor.

El martes 21 de Julio mi mamá fue derivada a una internación domiciliaria. Allí comenzaron una serie de complicaciones debido a la AUSENCIA TOTAL de control médico. Pasaron 10 días para que se acerque un médico a mi casa para ver cómo estaba mi mamá, y cuando se hizo la visita no llegó a durar 5 minutos, en donde no revisaron la herida, ni nada, solo decirme que era una situación muy compleja y que iba a comenzar a deteriorarse cada vez más.

Al empezar con la internación domiciliaria faltaban las pastillas anticonvulsivas (mi mamá era sensible a convulsiones por el tumor que presentaba y su ubicación en el cerebro), por lo que tuve que recorrer todas las farmacias de Roca para poder conseguirlas; en otra oportunidad también faltaron los corticoides (los mismos permitían desinflamar el tumor y tener una mejoría).

Luego, el viernes 31 de Julio a las 13 hs, nos dan el resultado de la biopsia; el diagnóstico, a cargo del patólogo fue “AUSENCIA DE ATIPATIA” (ausencia de cáncer en otras palabras). Ante esto procedo a llamar al neurólogo del JUAN XXIII, quien al atenderme me dice que no lo llame, que no hace “MEDICINA POR TELEFONO”. En ese momento de tanta soledad y ausencia médica me pregunté para que le abrieron la cabeza a mi mamá si nadie quiere saber qué es lo que tiene.

Ya el sábado 1 de Agosto mi mamá presentó una inflamación muy importante en la cabeza a lo que acudo a llamar al Dr. a cargo de la internación y el mismo no me contestó el teléfono ni los mensajes, lo que termino 15 días después con una infección que llegó hasta el hueso, y le tuvieron que extraer todo la parte infectada del mismo.

El lunes 3 de Agosto nos informan que había que realizar nuevamente otra biopsia porque mi mamá tenía cáncer, y el diagnóstico no fue concluyente con lo que realmente tenía.
Debido a la infección y al empeoramiento de mamá, no se le pudo realizar la biopsia nuevamente y por lo tanto, al no tener el nombre del tumor, nunca se le pudo realizar el tratamiento oncológico (rayos y quimioterapia).

Y a fines de Agosto mamá comenzó con muchos dolores, gritos fuertísimos, sufrimiento, por lo que comenzaron a darle morfina cada 6 hs. El efecto de la morfina duraba 4 hs, por lo tanto tenía a mi mamá 2 hs sin morfina en el cuerpo y como consecuencia, muchos gritos de sufrimiento y dolor. Agregado a esto, ante la ausencia de los médicos comencamos a tomar decisiones de agregarle mas morfina, y mi hermana se las inyectaba, dado que yo no me animaba.

Debido al abandono que teniamos con la internación domiciliaria del JUAN XXIII, y mi mamá ya presentaba una hemiplejia (solo movía la mano izquierda y pierna izquierda) decidimos tomar la acertada decisión de cambiar de internación a Cuidados Paliativos del Hospital Francisco López Lima, quienes son unos hermosos seres humanos que hicieron que mi mamá no tenga más dolor, no grite más y pueda descansar en paz.

Mi madre falleció el jueves 17 de Septiembre, el día del cumpleaños de mi hermana, el día del profesor, siendo una intachable docente toda su vida.

Eternamente agradecido a todos los que nos ayudaron y contribuyeron con nosotros. Los queremos mucho.

Juan Sebastian Albanese
DNI 33.307.752

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here