En fallo por mayoría la Corte Suprema rechazó la re-reelección de Weretilneck

244
Gentileza

La Corte Suprema confirmó los pronósticos y bloqueó este viernes el intento reeleccionista del gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, que no podrá presentarse para un tercer mandato.

La Corte sostuvo que Weretilneck se encuentra inhabilitado por la Constitución de Río Negro para ser candidato a gobernador nuevamente. Los jueces consideraron que el caso tiene “una identidad casi absoluta” con el del santiagueño Gerardo Zamora al que el máximo tribunal le impidió presentarse a un tercer mandato en 2013.

Los cortesanos sostuvieron que mantener el precedente de Santiago del Estero otorga previsibilidad jurídica y desalienta “la posibilidad de perpetuación en el poder, al darle sentido a la noción de periodicidad de los mandatos”. “La historia política de la Argentina es trágicamente pródiga en experimentos institucionales que intentaron forzar los principios republicanos que establece nuestra Constitución. Ese pasado debería desalentar ensayos que, como el que se examinaba en el caso, persiguen el único objetivo de otorgar cuatro años más en el ejercicio de la máxima magistratura provincial a quien ya llevaba ocho años ininterrumpidos en ella, desconociendo el texto constitucional”, afirma la mayoría en uno de los párrafos más duros que se repite también en el fallo por el caso de La Rioja.

El fallo de Río Negro marca una fuerte derrota del Gobierno nacional pero también implica un quiebre de la relación del bloque mayoritario de la Corte con Miguel Pichetto, que hasta hace días aseguraba que habilitarían a Weretilneck.

El fallo referido al caso riojano se definió por unanimidad de los cinco integrantes de la Corte, aunque con diferentes fundamentos. Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti mantuvieron su tendencia a votar en bloque y coincidieron en los fundamentos.

En el caso de Río Negro, el fallo no fue unánime. Rosatti, Maqueda y Lorenzetti impusieron su mayoría y votaron por rechazar la posibilidad de que Weretilneck se presente a un nuevo mandato. En tanto, Carlos Rosenkrantz y Elena Highton de Nolasco -con argumentos diferentes- votaron a favor del mandatario rionegrino, en línea con los deseos de la Casa Rosada.

Este voto marca una fuerte derrota del Gobierno nacional apostaba a Weretilneck (a pesar de tener fórmula propia) para evitar un triunfo de Martín Soria, aliado al kirchnerismo. Confirma además que Rosenkrantz y Highton se siguen moviendo en línea con los deseos de la Rosada.

Pero el voto también marca el quiebre de una estrecha relación entre el bloque de Rosatti, Maqueda y Lorenzetti y el senador Miguel Pichetto, que hasta ahora actuaban como aliados muy fuertes. El jefe del bloque peronista había operado para lograr la habilitación de Weretilneck, con lo que suponía que bloquearía un triunfo de su enemigo Soria.

Pichetto creía tener una alianza sólida con el bloque mayoritario y hasta hace dos días juraba que el fallo salía a favor de Weretilneck. El senador también había dado muestra públicas de respaldo a Casas y había pedido que la Corte no avasalle la autonomía de la provincia. Tampoco tuvo éxito.

Share Button

Comments

comments