Juan Greco: “Si le dan la llave de Portezuelo a Mendoza, se van a arrepentir”

52

Los representantes de La Pampa de COIRCO son contundentes en su postura. Están convencidos de que Portezuelo del Viento será perjudicial para las ciudades ribereñas de la región que estarán costa abajo de la obra hidráulica, entre ellas Rincón, 25 de Mayo y Catriel.

Sus argumentos tienen base en el rechazo técnico de los analistas pampeanos al estudio de impacto ambiental que se presentó recientemente, en que consideran a Portezuelo como “la obra previa para el trasvase” del río Grande -principal afluente del Colorado- al río Atuel, en su amplio historial de experiencias negativas con la provincia de Mendoza en lo referido a cuestiones hídricas y además aseguran que si el resto de los miembros cede a dicha provincia la facultad de ser autoridad de aplicación en este proyecto, todo COIRCO lamentará en el futuro las consecuencias.

El informe sobre el estudio de impacto ambiental

“Acá hay varias cuestiones para analizar. En primer lugar hay que hablar del estudio de impacto ambiental que se presentó en COIRCO, pagado por el organismo a las Universidades de La Plata (UNLP) y el Litoral (UNL), que tiene un nivel bajísimo de calidad. Hay contradicciones en él que no se pueden obviar. El informe presentado por las universidades da por sentado el estudio que Mendoza hace de su propia presa, al cual primero lo objeta y cuestiona mucho, para luego terminar por aceptarlo. Es una incongruencia enorme e ineludible”, sostuvo Juan Greco, ingeniero y representante de La Pampa en COIRCO.

“El estudio dice que este dique regulará aguas abajo, cayendo en falacias argumentales. Dicen que Portezuelo servirá para regular el Colorado. Un río que desde hace 100 años a la fecha jamás tuvo inundaciones, siendo la de 1914 la ruptura de la laguna Carri Laufquen. Sin dudas un hecho extremo y poco común desde el punto de vista ambiental. La lluvia más intensa se dio cuando el río tuvo aproximadamente 1000 mts3 por segundo, en una conjunción de lluvias entre el área de Barrancas y río Grande, que no produjo inundaciones aguas abajo. Es mentira que Portezuelo va a regular el Colorado, no lo necesita, solo lo va a mermar”, añadió.

Por otra parte señaló que el estudio es “parcial” porque no se consideraron “las consecuencias que pudiera haber en la cuenca del Colorado para las ciudades como Catriel, 25 de Mayo o Rincón. Cuando uno pretende hacer una obra de este tipo, el análisis final de impacto tiene que ser contemplado en su totalidad de posibilidades, no puede ser hecho por partes. En ese sentido, los informes que elaboró siempre COIRCO fueron serios y completos, fuentes de consulta profesional y académica incluso. Este caso es una excepción a la regla. Es la primera vez que se aprueba un informe de tan bajo nivel científico y eso, jurídica e institucionalmente, es un gravísimo error”, opinó.

El ultimo informe fue presentado el martes 12 de marzo en una reunión de COIRCO en la que se sometió a votación, se aprobó con disidencia de La Pampa y se elevó a consideración del Consejo de Gobierno (integrado por los gobernadores de Mendoza, La Pampa, Buenos Aires, Río Negro y Neuquén).

“Este estudio hecho por UNLP y UNL costó alrededor de cinco millones de pesos y si analizamos el producto final entregado, es caro. Fue analizado por los técnicos de la Universidad de La Pampa y tanto su opinión como la nuestra es terminante: es una irresponsabilidad enorme aprobar un informe de este tipo. Hace cinco entrega de informes que venimos planteando la misma disidencia: se dejan muchas cuestiones fuera de consideración, la visita de campo de estas dos universidades no completa las 36 horas y no se realizaron en toda la cuenca que tiene una extensión de unos 530 km de costa que besan nuestro suelo (La Pampa). El informe carece de un metodología científica adecuada para la envergadura y la trascendencia de la obra, de hecho, es de una liviandad insoslayable”, afirmó.

“La Pampa sigue sosteniendo que no se analizan las variables expresadas en nuestra postura. Ellos (el resto de las provincias) dicen que son irrelevantes, nosotros insistimos en lo contrario. El informe, así incompleto como está incluso, deja entrever que son más los impactos negativos que los positivos. Y sin embargo hay presentado siquiera un plan de contingencia para atenuar esos efectos adversos. En pocas palabras Río Negro, Neuquén y Buenos Aires juegan en este momento a ordenarle los papeles a Mendoza a futuro para realizar esta obra. COIRCO se debe un estudio de impacto serio y real del impacto que tendrá Portezuelo del Viento para toda la cuenca”, aseguró.

Posibilidad de trasvase al río Atuel

Por otra parte, una de las principales críticas que hace La Pampa a la obra de Portezuelo, recala en calificarla como “la obra previa al trasvase del río Grande al río Atuel”. El mismo está contemplado dentro del marco del convenio de la cuenca del Colorado. Si bien la construcción de Portezuelo, según Daniel Petri (COIRCO Río Negro) en la actualidad está contemplada sin el trasvase del Colorado al Atuel (excluyendo su uso hidroeléctrico en el Atuel), La Pampa denuncia que es “la obra previa” y que para Mendoza este uso del Colorado es prioritario en el tratado firmado el 26 de octubre de 1976 que pone al nivel de trasvase como primera opción para la selección de alternativas de distribución.

“El informe presentado recomienda bajar la cota (altura del dique), pero Mendoza no quiere esto porque necesita esa altura que tiene hoy para hacer el trasvase en el futuro. Es una obra que la va a hacer de a poquito y cuando el momento sea oportuno, irá por el trasvase. Y ahí es cuando los representantes de las demás provincias se van a arrepentir de dejar el manejo de caudales en manos de Mendoza”, afirmó Greco.

“El informe que hicieron, en los pocos puntos rescatables que hay, entre líneas y con datos dan a entender que el trasvase futuro (del río Grande al Atuel) afectaría seriamente al Colorado. Pero no lo confirma, no dice que hoy es inviable, evitaron ponerlo en el informe porque saben que es así. Han sido muy timoratos en las conclusiones del mismo informe que ellos elaboraron y esto no es casualidad. Fue pensado así en pos de que la presa se construya y en un futuro la obra avance”, explicó.

“Mendoza es una provincia que tiene un amplio historial de antecedentes negativos en cuanto a experiencias de aguas compartidas con otras provincias, sobre todo La Pampa. Después del río Salado, cortaron cinco ríos más a gusto. El oeste pampeano lo sufrió en carne propia. Este es el único río vivo que tenemos y lo vamos a defender a rajatabla. El ingeniero Daniel Petri que representa en COIRCO a Río Negro y Marcos Aragon que hace lo propio con Buenos Aires, deberían hacer lo mismo. Esta decisión que toman de apoyar este informe y este proyecto es de una gravedad extrema a futuro, dentro de muchos años, seguirá teniendo consecuencias una vez que ya no estemos en el organismo. Si hoy le dan la llave de Portezuelo a Mendoza, todo COIRCO se va a arrepentir el día de mañana”, cerró.

Share Button

Comments

comments