Las hermanas Farroni campeonas nacionales

El semillero catrielense sigue dando sus frutos en el rugby femenino. Esta vez fue el turno de las hermanas Farroni, Carla y Florencia, quienes se consagraron campeonas del torneo nacional de clubes que se disputó el primer fin de semana de noviembre en General Roca. Las catrielenses forman parte del plantel de la Universidad Nacional de Córdoba que en el partido final superó con solvencia a La Plata RC por 31 a 10.

Carla Farroni, capitana del equipo, también formó parte en algunas convocatorias a la selección nacional femenina en la que otra catrielense, Josefina Padellaro, es una fija. Jose no pudo disputar el torneo con Neuquén RC porque a la semana siguiente disputaba el sudamericano con la selección, pero sí lo hizo Jimena Aliotti con el Azul neuquino que se quedó con la copa Estímulo tras superar a Sitas por 14 a 5.

En la primera jornada, el sábado 3 de noviembre, las cordobesas vencieron a sus tres oponentes: Sitas, Cha Roga y el local Roca. El domingo 4 por la semifinal de Oro, en un duro encuentro, superaron 19 a 17 a Cardenales que había sido finalista en la última edición. En el juego final fue victoria ante las platenses.

“No puedo explicar lo que se siente jugar y ganar este torneo, tengo una felicidad que no me entra en el cuerpo, es algo que siempre soñé desde mi primer Nacional que fue hace 4 años, y lo veía tan lejano allá por el 2015. Hoy estar pasando por esto y saber que somos las nuevas campeonas es inexplicable, creo que todavía no caigo”, FLOR FARRONI.

El vencedor de la Copa de Plata fue Cha Roga, que se impuso a CAPRI 15 a 5. En el Bronce, el ganador fue el equipo anfitrión Roca RC, que derrotó 31 a 0 al Jockey sanjuanino, mientras que, en la Copa Estímulo, Neuquén RC venció a SITAS 14 a 5.

Cordobesas y platenses arribaron a la final del Torneo tras un sólido andar, aunque quienes fueron a la postre campeonas, en la semifinal tuvieron que batallar muy duramente para acceder al partido definitorio tras vencer a las experimentadas jugadoras de Cardenales -que buscaban repetir final- por un ajustado 19 a 17.

“Ser la capitana es un trabajo duro, saber que sos el líder y que un equipo depende de vos como ejemplo sin duda que es un gran trabajo, pero siempre que sentía que no podía, tenía un equipo que me seguía y me levantaba la cabeza, es un orgullo saber que soy la capitana del mejor equipo de Argentina”, CARLA FARROni.

Tienen la palabra

Las hermanas Farroni hablaron con VSN tras el gran logro. “Un sueño cumplido, pero sabiendo siempre que podía ocurrir por todo el laburo de todo el equipo durante el año, es nuestro 4to nacional de clubes. La zona estuvo muy dura porque había muy buenos equipos, el partido más duro fue la semifinal con Cardenales que lo ganamos por una conversión, hasta que no sonó silbato no se sabía para quién era. Jugar casi de local o sentir que estaba cerca de casa sin duda que tuvo un plus porque estaba mi familia para festejar con nosotras y no todas tienen esa oportunidad”, explicó Carla, capitana del conjunto universitario.

Sobre la capitanía, la catrielense manifestó con alegría: “Ser la capitana es un trabajo duro, saber que sos el líder y que un equipo depende de vos como ejemplo sin duda que es un gran trabajo, pero siempre que sentía que no podía, tenía un equipo que me seguía y me levantaba la cabeza, es un orgullo saber que soy la capitana del mejor equipo de Argentina”.

La otra Farroni, Florencia, también dialogó con VSN y dejó sus sensaciones del gran logro deportivo.

“No puedo explicar lo que se siente jugar y ganar este torneo, tengo una felicidad que no me entra en el cuerpo, es algo que siempre soñé desde mi primer Nacional que fue hace 4 años, y lo veía tan lejano allá por el 2015. Hoy estar pasando por esto y saber que somos las nuevas campeonas es inexplicable, creo que todavía no caigo”, declaró.

Además, coincidió con su hermana Carla respecto al duro rival que debieron sortear en semifinales. “El partido más duro fue en semis contra Cardenales, se me hacia interminable. Solo recuerdo que justo pescamos la guinda muy cerca de nuestro ingoal, sonó la chicharra, mi hermana habilitó, la saqué con una patada y eramos finalistas. No lo podía creer”, recordó con emoción.

“Todavía seguimos sin creer lo que logramos. Cuando le hicimos el primer try a La Plata en la final, ahí fue cuando me di cuenta que podíamos lograr esto que tanto queríamos. Sin dudas que peleamos el partido hasta el último segundo y por suerte se nos dio”, analizó.

“Jugar en Roca fue un plus porque se sintió como estar en casa, con nuestra gente apoyando ahí y la verdad que eso no tiene precio. Poder disfrutar de este logro con ni familia y amigos fue lo mejor. Le quiero agradecer a mi equipo, a mis compañeras. Las que vinieron y las que se quedaron en Córdoba, a todo el staff y toda la familia de la Nacional por tanto apoyo y entrega, a toda mi familia por estar siempre y mis viejos que nos bancan en todas, las Espumitas y toda la gente que fue desde Catriel”, cerró.

Share Button

Comments

comments