Lo que dejó la visita del Ministro de Seguridad, Oscar Albrieu

0
208
_MG_3556
Por Elio Carrasco 

Catriel.- ¿Cómo comenzar a analizar todo lo que dejó la reunión del jueves pasado con el Ministro de Seguridad de la Provincia Oscar Albrieu? Hay mucha tela para cortar, pero antes de arrancar un análisis vamos a desglosar un poco los hechos. En principio, tenemos que reconocer que el ministro de Seguridad brindó respuestas ante todas y cada una de las dudas, consultas y propuestas hechas por los diferentes interlocutores que asistieron a la reunión con gran elocuencia: sin enredarse, sin perder la compostura y sin dejar de “recalcar” todo el tiempo la veracidad de sus enunciaciones.

Ahora, el que haya dado muchas respuestas no significó para nada que éstas hayan sido suficientes o que consagren una solución a las problemáticas locales en materia de seguridad; máxime teniendo en cuenta que muchas de ellas fueron repetitivas, evasivas y buscando desligar de cualquier responsabilidad directa al accionar de su cartera.

Las Quejas

Durante el transcurso de la reunión uno de los reclamos más generalizados y repetidos de la sesión, tanto por parte de los ediles como de otros representantes locales, tuvo que ver con el pedido de más agentes de policías y más móviles para la ciudad de Catriel. A lo cual el Ministro alegó -en varias ocasiones y a diferentes interlocutores- que “no quiero hacer promesas vanas porque estamos escasos de recursos”;  y en una de esas oportunidades manifestó que ese mismo día –convenientemente- se había firmado un acuerdo entre Provincia , la Universidad de Río Negro y la Escuela Superior de Cipolletti “para que ayuden en la pre-capacitación de más efectivos porque desde el´96 hasta la fecha las estadísticas indican que haría falta que salgan 100 oficiales por año de la academia pero el promedio marca que solo salen 35 por año”.

El segundo reclamo más veces escuchado por el funcionario provincial, tuvo que ver con las promesas incumplidas por parte del antiguo Secretario de Seguridad Miguel Bermejo, que fueron señaladas en los discursos de los legisladores Ramón Villablanca, María Rosa Iémolo, y Marcela Costa. Esta última fue, quizás, la más enfática en el reclamo al recalcar específicamente que hace un año “Bermejo nos prometió cámaras de seguridad, 3 motos de las que sólo vino una, 8 policías más, ante el retiro de tres que dejaban la Unidad, las casillas de control, mudar la Comisaría y la llegada de vehículos de Provincia que nunca vinieron” según señaló antes de manifestar que “de todo lo que prometieron sólo vimos las casillas y el resto fue puro circo; y a un año de aquella visita estamos igual”. “Esperamos que usted se comprometa y que la solución que nos den sea una respuesta verdadera, que sea una realidad”, enfatizó la legisladora de la Unión Cívica Radical.

Albrieu no dijo nada de las promesas incumplidas más allá de señalar que “yo no puedo responder por algo a lo que yo no me comprometí, pero soy amigo de Bermejo y sé que es una persona capaz” y a la misma vez recalcó insistentemente su “compromiso para trabajar en que esto mejore”.

Las Propuestas

Pero si bien gran parte de la conferencia giró en torno a quejas, también hubo espacio para las propuestas que se entremezclaron con estas:

Desde el bloque del Movic, los legisladores José Dari y Claudio González coincidieron en que sería bueno “que el COER pudiera estar más tiempo en la ciudad”, a la vez que el primero sostuvo que “necesitaríamos entre quince y veinte agentes más y dos o tres móviles más para la ciudad”; y el último aseguró que “ocho o diez efectivos de guardia en una ciudad que tiene 35 mil habitantes y once barrios es muy poco”.

Por el bloque de la UCR, Costa blanqueó la existencia de un proyecto del partido que pretende impulsar la idea de “formar un Consejo de Seguridad” y mencionó también que hay otras alternativas legislativas por parte de los bloques Movic y PJ.

Desde La Cámara de Comercio fue Adrián Otero, Presidente de la institución, quien aludió a los recientes traslados de personal reflexionando que “en vez de sacarnos agentes tendrían que ponernos más”; dijo que los comerciantes se ven muy afectados por la actual situación señalando al mismo tiempo que “por ahí se ve mucho a la Policía de día y no de noche que es cuando más atacan” y que “hay temor de los comerciantes a denunciar porque los que delinquen entran, salen y después vienen las represalias para con los que denuncian”.

Por su parte, Sergio Zanetti, otro integrante de la entidad fue quien pidió profundizar en el trabajo de inteligencia que realiza la Policía, planteando la posibilidad de que entre los vendedores ambulantes que ingresan a la ciudad hay algunos que “pueden ser delincuentes haciendo inteligencia”; quejándose de que “las leyes están hechas a medida de los delincuentes” y manifestando que desde la entidad se envió una nota al gobernador y al senador Pichetto requiriendo la llegada de las fuerzas de gendarmería.

En esa misma línea opinó la legisladora del Partido Justicialista Paola Bonomo, “con que venga el COER un fin de semana no es suficiente” y aseguró que “me equivoqué al desestimar la llegada de gendarmería tiempo atrás, hoy estoy pidiendo que venga”. Y propuso la creación de una Brigada de Investigación y un Gabinete especializado en Criminalística porque “hay muchos casos sin resolver” y “ellos se dedican a crear un perfil de criminales de una cierta zona o región, lo que es fundamental ya que su labor es preventiva” analizó.

“Estas dos instituciones son complementarias con la justicia, ya que una inicia la labor, la otra continua el proceso y finalmente otra lo termina. Pedimos por eso. Y darle las herramientas necesarias para que funcionen bien, y que a eso se sume la capacitación de los agentes” sostuvo la edil del partido PJ. Antes de criticar la decisión de los traslados, explicando que “cada vez que trasladan a un agente, perdemos un año de trabajo porque el agente que llega tiene que adaptarse, muchas veces pasa que no conoce el pueblo y no se pone la camiseta”.

El actual legislador del PJ y posible candidato a Intendente en 2015, Luis Deus, dijo que “nos preocupan cosas que no se han esclarecido, como el caso del pirómano, que mientras este suelto las propiedades y vehículos están en peligro”; deslizó la posibilidad de que en Catriel haya dos destacamentos en lugar de uno porque “no es bueno concentrar todo en una sola Comisaría”; remarcó que debería haber más patrullaje policíaco por los barrios y pidió por medidas que “rápidamente transmitan la sensación de que estamos siendo cuidados”.

Otros temas

Además, se trajo a colación el hecho de que Catriel está alquilando un móvil de la Policía a una empresa privada de servicios petroleros. Sobre el tema se expresó el Comisario Héctor Leonel Gómez de la Regional Quinta de Cipolletti, quién dijo que “ese servicio está dentro de la ley de adicionales” y “pueden llegar a pagarse hasta 150 pesos por hora de alquiler” según indicó. “Catriel es la única ciudad que permite este tipo de servicio, pero hay que tener en cuenta que por él ingresa dinero permanentemente y ese monto no se gasta todo sino que va quedando y no se puede invertir en otra cosa que no sean móviles de la localidad de Catriel” cerró.

En sentido contrario habló Iémolo, que dijo que “si un auto se alquila a una empresa, no solo le estamos quitando recursos a la fuerza sino que además el Estado está haciendo una competencia desleal a los privados locales que tienen vehículos disponibles para alquilar. Porque una empresa tiene suficientes recursos económicos como para pagar el alquiler que establezca un privado de la zona, de manera que es una doble razón por la que no se debe alquilar un móvil de Catriel a una empresa privada” y cargó contra las empresas exponiendo que éstas “por su obligación de responsabilidad empresarial solidaria deberían aportar económicamente a las instituciones públicas, como ser en este caso la policía”.

El Ministro de Seguridad, lejos de inmutarse por esta catarata de planteos, aseveró que “el tema del móvil lo supe hoy”. Y continuó: “Yo creo que así como ocurre con los efectivos, la afectación o alquiler del móvil para tareas adicionales en servicio a empresas privadas debería hacerse en horarios específicos en que no se necesite del recurso; y siempre y cuando no afecte a la comunidad” expresó. “La situación es mala porque privamos de un móvil o de seguridad y a la vez no invertimos el dinero. Tendríamos que hacer o una u otra” cerró referido al tema.

Y siguió su reflexión con lo que podría considerarse su primera autocrítica de la noche, manifestando relativo a la creación de una brigada de criminalística que “reconocemos que la policía tiene falencias importantes y una de ellas es que se ha dedicado poco esfuerzo a las tareas de prevención de criminalística, como ser las actividades de inteligencia”.

“Otra falencia, es el tema de las investigaciones para las cuales hay que invertir en personal y capacitación para el mismo. Yo ya le dejé una nota al gobernador pidiéndole 1 millón y medio para comprar 5 móviles para el grupo COER y además para crear un Gabinete o Unidad de Investigación y Criminalística” dijo para completar la idea y apaciguar las miradas punzantes.

En cuanto a la cuestión de poner canes de Policía en los accesos a la ciudad, tema que fue mencionado por Iémolo y Bonomo como paliativo para combatir al narcotráfico; el funcionario dijo como respuesta que “es propósito de este ministerio crear una dependencia que se ocupe de todo lo relacionado con los delitos complejos como ser narcotráfico, estafas, trata de blancas, etcétera”.

Incluso dejó entrever que desde Provincia se analiza la posibilidad de desfederalizar competencias en ciertos delitos menores relacionados con el menudeo de drogas, por ejemplo.  Y remarcó las bondades de un “acuerdo firmado recientemente con la provincia de La Pampa para aceitar la coordinación y ayudar en este tema”.

“Ustedes tienen que entender que hay cosas que llevan un tiempo, que son procesos. Si tengo que prometer una solución a corto plazo, no puedo. También tenemos muchas quejas de la poca eficacia judicial, o en que hay demoras excesivas en el accionar. Estos problemas responden a cosas que tenemos que entender son consecuencia de vivir en un Estado de Derecho. Es más fácil y rápido que el policía que sospecha rompa un puerta y entre, pero a nadie le gusta” opinó el titular de Seguridad.

Y una vez más, manifestó –y a esta altura ya había perdido la cuenta– su deseo de “comprometerme con ustedes a trabajar”; mencionando como posibilidad cercana el tema de las cámaras de seguridad que en su opinión “pueden servir como herramientas siempre y cuando sean monitoreadas” (por una persona).

“Yo me llevo las inquietudes que hoy me plantearon para ir avanzando y en un plazo de 30 a 90 días volver y decirles los avances que podemos presentar. El compromiso es en seguir trabajando para que esto mejore” declaró por enésima vez.

“Catriel es una ciudad normal, no tiene graves problemas de seguridad. No quiero hacer promesas vanas porque tenemos recursos escasos. Yo me comprometo a sentarme con Gatti, pero hay que tratar de tomarlo racionalmente” concluyó el enviado de Provincia.

Y con esa reflexión, cerró su participación en una reunión en cual la dio muchísimas respuestas que sonaron a subterfugios más que a soluciones concretas y que dejó en claro para nosotros como ciudadanos, que hoy más que nunca no importa tanto la tela, porque por más que la mona se vista de seda mona, se queda.

 

NOTAS RELACIONADAS:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here