Patricia García: “Necesitamos que el Consejo de Discapacidad sea más autónomo”

Hoy, 3 de diciembre, es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. En Catriel existen varias instituciones y personas que abogan por la protección de sus derechos, la visibilización de sus problemáticas y una real integración de las personas con discapacidad para que puedan participar activa y productivamente en la vida social y económica de su comunidad.

Les compartimos esta entrevista con Patricia García, mamá de un joven con discapacidad e integrante de Kawell Anay, realizada el 15 de noviembre durante la feria anual de la Escuela Especial N°10.

ENTREVISTA A PATRICIA GARCÍA

VSN: ¿Cuánto falta para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad?

-Patricia García: “Nuestro reclamo es por una mayor visualización de las problemáticas y los derechos de las personas con discapacidad. Y por respeto también. Se han dado pasos en estos años, pero falta muchísimo. No vemos en el sector privado inserción laboral de chicos con discapacidad. Faltan oportunidades. Y muchas veces es por prejuicio y desinformacion que no se contrata a personas con discapacidades”.

-VSN: ¿Como se consigue eso?

PG: “Generando espacios para que puedan desarrollarse y vincularse desde todos los ámbitos. Y ojo, no solo espacios laborales, también son necesarios espacios de ocio. La sociedad debe comprender que las personas con discapacidad son, ante todo eso, personas. En este momento hay algunos que están trabajando, no muchos. Necesitamos más espacios recretativos, empezar a crear un boliche (hoy se realiza el primero), fiestas, informar a papas que son personas como cualquiera otra que tienen derecho a la sexualidad, a enamorarse. Hay que respetarlos y hablar con ellos, preguntarles que es lo que opinan sobre las decisiones que involucran su vida”.

-VSN: Desde el sector político, ¿Qué es lo que se puede hacer?

“Nosotros necesitamos y queremos que el Consejo de Discapacidad sea más visible y autónomo. Que el foco este puesto en los verdaderos protagonistas que son las personas con discapacidad y que como organismo no sea tan dependiente del político de turno. Esta es una lucha que la damos hace años. El Consejo actualmente depende del Ejecutivo, que elige al coordinador del mismo. Nosotros desearíamos poder elegirlo, que sea alguien votado por nosotros desde adentro. Pero no se ha logrado eso. Se está trabajando sí, pero no como nos gustaría a nosotros. Siempre propusimos que esa persona sea designada por el mismo consejo, pero hasta el momento no hemos tenido eco”.

-VSN: Actualmente, ¿Como funciona el Consejo?

El Consejo se reune muy poquito. Una vez por mes. Está conformado por instituciones y por personas. De parte del Concejo Deliberante asiste Nancy González (Movic) y el coordinador que designó el Ejecutivo es Roque Callejo. Después participan integrantes de la Escuela N°10, Kawell Anay y del Taller Protegido Luz de Esperanza. También algunas personas con discapacidad, Franco Herrera que está con deporte adaptado en el municipio es otro de los que participan. Y por supuesto siempre se invita a más instituciones, que siempre aparecen en la primera reunión del año como el Hospital y la Iglesia Católica, pero después lamentablemente no es continua la participación”.

-VSN: ¿Que debería cambiar en el funcionamiento del Consejo para que crezca?

-PG: “Falta mayor autonomía. Al no ser autónomos, no podemos ser resolutivos, dependemos de la burocracia administrativa. Conformamos un equipo de trabajo que es solo eso, un equipo de trabajo sin poder de resolución. Y el dinero es un obstáculo para nosotros. Muchas veces se crean espacios de integración e inclusión que son generados con fondos propios, no del Consejo. Pero es difícil, ni la Escuela N°10 ni Kawell Anay pueden sustentarlos por sí mismos en el tiempo. Hay un monto definido para que administre el Consejo, nos gustaría poder disponer de otra forma de esos recursos. Porque nosotros proponemos, pero después el que resuelve es otro. Muchas veces nos cansamos de tanta burocracia y dejamos de asistir a las reuniones, cada uno trabaja por su lado un tiempo y luego retomamos. Eso pasó muchas veces”.

-VSN: ¿No hay ordenanzas que tiendan a mejorar la vida de las personas con discapacidad?

-PG: “Sí hay ordenanzas y proyectos, pero para nosotros cada cambio de gobierno es emepzar de cero. Porque dependemos de ellos y siempre cambian los nombres. No hay una continuidad de trabajo. Hay una chica llamada Yamila Pérez, ella presentó un proyecto hace ya unos cuatro o cinco años atrás sobre accesibilidad y sobre como deben estar conformadas las entradas y accesos para personas con discapacidad motriz. Pero no se respeta. Si vos ves una rampa, por lo general, nunca coincide con la senda peatonal. Los ángulos no son correctos. El bulevar nuevo está mal hecho. Hay una chica que tiene discapacidad y maneja, siempre que estaciona ahí ella baja por el lado del conductor y sin embargo la rampa está hecha para el lado del acompañante únicamente. Es como que ni siquiera se contempló que una persona con discapacidad sea capaz de manejar. Y despés tenes los proyectos que quedan en eso. Hemos presentado proyectos que quedaron en papeles. Nunca se concretaron. O si lo hicieron, estuvieron mal hechos”.

-VSN: ¿Qué hay del sector privado, no se intentó generar o coordinar espacios desde ahí?

-PG: “Sí, por supuesto. Se intentó generar vínculos y espacios laborales con ellos. Por dar un ejemplo, el año pasado se realizó una reunión con la Cámara de Comercio y se contó sobre la necesidad de insertar chicos con discapacidad, sobre los derechos que adquiere el comerciante que contrata a una persona con esta condición. Y todos te dicen que sí en el momento, pero la realidad es que después no se concreta nada. No hay empresas en Catriel que colaboren. Son muy poquitas. Las chicas de la Escuela (N°10) tuvieron la suerte de que un privado donó pintura, pero siempre han sido gestos o cosas muy chiquitas. Habria que hacer una concientizacion para que entienda la importancia de todo el trabajo que realizamos. En Catriel hay poca información. Lo que hace que la situación de los chicos es que los papás y los mismos chicos nos movemos para hacerlo. En estos años se progresó, pero falta avanzar muchísimo todavía”.

-VSN: ¿En que cuestiones, por ejemplo?

PG: “Y, en el trato a los chicos en los locales de comida, por dar un ejemplo. Ese es otro tema bravo. Hace poco hubo un episodio muy desagradable para todos. Mejorar el trato cotidiano. Hay gente a la que le genera miedo tener contacto con una persona con discapacidad. En los restaurantes deberían haber cartas con imágenes, para los que no saben leer y con braile para los que no pueden ver, hay muy pocos comercios con accesibilidad. Después otro tema son los cambiadores en los comercios de ropa. Lo venimos pidiendo hace años. Muchas veces hay algunos chicos que no pueden cambiarse solos y tienen que entrar con los papas con ellos a ayudarle, pero no hay lugar. Lo triste es que si no le pasa a cada uno, la gente no se da cuenta. Después hay iniciativas muy lindas que son dignas de destacar. Por ejemplo, este año gracias a Valeria Otero y Pablo Petronzi se realizaron tres talleres sobre sexualidad, autonomía y otro dedicado a los padres. Y ahora en diciembre nos queda uno más que será un abordaje sobre derechos”.

-VSN: ¿Que es lo que más necesitan?

-PG: “En lo material, podríamos decir que un transporte para los chicos es altamente necesario. Muchas veces se hacen cargo los papás de los traslados para actividades. Y en lo social, cambiarle la mentalidad a la gente. Que se sumen así no somos siempre los mismos luchando y que tomen conciencia. Que entiendan que la discapacidad no es motivo ni de caridad ni de lástima para nadie. Sí solidaridad. Y respeto. Eso ya sería un cambio significativo”.

 

Share Button

Comments

comments