“Pim Pam Pum”: Entre el amor por el teatro y el destrato gubernamental

Catriel.- El domingo 7 de octubre el grupo de teatro independiente Pim Pam Pum presentó el show “Impro-Clown!” en el multiespacio cultural ex Cine Cotecal en el marco del programa provincial “Rutas Teatrales”, que tiene el objetivo de llevar espectáculos a lo largo del territorio de Río Negro. Los jóvenes barilochenses se fueron muy aplaudidos y encantados con el trato del público catrielense, pero dolidos por la falta de contención por parte de la Municipalidad de Catriel.

Siendo la primera vez que visitaron la ciudad, el conjunto cultural presentó el show “Impro-Clown” con entrada libre y gratuita que tuvo una gran recepción de parte de los concurrentes. Sin embargo no todo fue color de rosas. Los integrantes de Pim Pam Pum relataron el destrato que sintieron por parte de las autoridades municipales a cargo de la Dirección de Cultura. Insólitamente los jóvenes artistas arribaron a la localidad, autogestionaron todos los preparativos previos al show que correspondían a la órbita municipal, desarrollaron su espectáculo, recibieron el aplauso y el afecto del público local y se fueron de Catriel sin haberle visto la cara a ningún responsable del área de Cultura ni de otra dependencia municipal.

VSN conversó con Jerónimo Zamora Oña, uno de los miembros del equipo que también integran Rocío Leuthold, Juan Lautaro Veneziale y Cristian “Poke” Sartori.

Entrevista

-VientoSur Noticias: ¿Cómo estuvo el espectáculo y como fue la recepción del público al mismo?

-Jerónimo Zamora:  “Para nosotros la experiencia de estar ahí estuvo buenísima, una recepción tremenda del público. Nos pasaron cosas que por ahí en otros lugares no se generan. Entre medio de cada juego que hacemos, mucho aplauso. Eso nos sorprendió, estuvo re lindo. Y otra cosa que nos impactó fue el lugar. Tienen un gran espacio cultural. No sé hace cuanto lo tiene la municipalidad, pero es alucinante. Para nosotros fue llegar y decir, guau. Nosotros en Bariloche siendo una ciudad más grande, estamos peleando hace años por un teatro municipal y que con lo que creció la ciudad y la comunidad teatrera, ese proyecto ya nos queda chico. Por eso ojala que no le pierdan el rumbo y puedan hacerlo crecer aun más.  Estuvo muy bueno para nosotros la posibilidad de poder jugar en un escenario tan amplio y tan lindo. Es un lugar alucinante, lo mismo que la gente.  En ese sentido, estuvo espectacular todo”.

-VSN:  Es la primera vez que visitan la ciudad, ¿qué ocurrió al llegar?

-JZ: “Mirá fue algo raro para nosotros. Salimos de hacer los shows en el Valle y nos comunicamos con la gente de Catriel. El director de Cultura Ángel (Cruz) habló con nosotros y nos avisó que no se iba a encontrar en ese momento en la ciudad, por lo que nos contactó con quien iba a ser nuestra referente: Marcela (Molina). Cuando hablamos, nos comentó que ella tampoco se iba a encontrar en la localidad y nos derivó con otra persona que si iba a estar e iba a ser nuestro nexo. Tratamos de avisarle que íbamos a estar arribando al mediodía, pero no tenía el teléfono disponible.  Así que nos comunicamos con Marcela, que nos pidió disculpas y dijo que ella iba a intentar comunicarse. Nosotros llegamos y fuimos al cine. Después de un rato apareció una persona que no tenía nada que ver con la Municipalidad y nos entregó la llave del cine para que podamos entrar”.

-VSN:  ¿O sea que nadie fue a recibirlos ni a mostrarles el espacio donde iba ser el show?

-JZ: “Exacto. Pero bueno, había que seguir adelante. Nosotros empezamos a ver las dimensiones, adaptarnos y entre tanto Marcela, con muy buena disposición, nos fue resolviendo los emergentes que pudo a la distancia. Me guió por teléfono para que llegue al tablero de luces y pueda prenderlas, nos gestionó un almuerzo. Todo esto desde lejos, ya que en el lugar no había nadie por si había alguna eventualidad. Vimos que el lugar no estaba en las mejores condiciones de higiene y limpieza, pero bueno, preparamos todo lo nuestro y nos fuimos al hotel que nos indicaron donde quedaba por mensaje de texto”.

-VSN:  ¿Y ahí que tal, todo normal?

-JZ: “Mirá llegamos y no había nadie. Nos comunicamos de nuevo por teléfono con Marcela y después de unos 40 minutos llegó alguien para abrirnos. Al entrar, nos llevamos otra sorpresa (risas). Nosotros entendemos lo que es el programa (Rutas Teatrales), muchas veces vamos a ciudades, pueblos, parajes o lugares en desarrollo. Por lo cual comprendemos que de esto se trata un poco el arte. Más allá de los recursos que hayan, es poder acercar el teatro a la gente. Así que en ese sentido no tenemos grandes pretensiones respecto al hospedaje u otros recursos, pero siendo sincero, nos dio un poco de miedo entrar. Era una clínica antigua, veíamos las cucarachas correr por el piso… A ver, que se entienda bien, no esperábamos un hotel cinco estrellas. Nada más lejos de eso. Pero nos sentimos un poco mal. Quizás si te reciben, te muestran el espacio, te explican cómo va a ser todo, es distinto el sentir. Pero nadie nos recepcionó, perdimos tres horas desde que llegamos hasta que pudimos bajar y acomodar nuestras cosas, a eso sumale que llegamos al hotel  y nos encontramos con ese panorama. Fue como que nos golpeó un poco la secuencia de cosas que fueron pasando”.

-VSN: Entiendo, bastante fuerte hasta ahí. ¿Cómo siguió la situación?

JZ: “Nada, Marcela me había dado el contacto del sonidista y la iluminación. Nos contactamos y con ellos anduvo todo perfecto, coordinamos todo con la mejor onda. Asi que a la tarde fuimos al cine a armar la parte técnica. En un momento, se comunicó telefónicamente esta persona que era nuestro supuesto nexo con Cultura y nos explicó que tuvo un inconveniente con un familiar cercano. Era entendible, lo que chocó fue que no nos dieran aviso antes. Pero en fin, le pedimos que todo bien y que si por favor nos podía alcanzar un refrigerio. Nos dijo que sí, que no había problema. Todavía lo estamos esperando (se ríe). De igual manera, yo de todo le iba informando a Marcela y ella a la distancia iba intentando resolver lo que podía, pero nunca apareció nadie en el lugar”.

 -VSN: ¿Pudieron armar todo como lo pretendían?

-JZ: “En la parte técnica sí. El problema siguiente fue con la limpieza del lugar. En un momento se presentó una chica llamada Alejandra, que nos comentó que su función era mantener el espacio durante el evento. Nosotros le explicamos que el lugar estaba detonado, en el sentido de que faltaba limpieza y preparación. Estaba toda la movida de la noche anterior, poca higiene en el baño, los pisos, etcétera. Su respuesta fue que esa no era su función, que otra persona tenía que limpiar por la mañana y no lo hizo. Yo me volví a comunicar con Marcela y le expliqué. Finalmente Alejandra se tuvo que poner a limpiar y nosotros a ordenar las sillas, dejar todo listo para el espectáculo. Generalmente cuando nosotros llegamos a un espacio, una persona especializada en la técnica se pone a coordinar con la gente del espacio los detalles y nosotros nos dedicamos a entrar en calor y preparar el show. Esta vez nos tuvimos que poner a resolver todo lo que es el orden del lugar. Y quedamos desorientados y perdidos, porque durante todo ese proceso nunca apareció nadie”.

-VSN: Lo que contas es tremendo, tuvieron que hacer todo solos…

JZ: “Sí, así fue. Terminamos la función y nos fuimos de nuevo a la “clínica del terror” (risas). Ahí descansamos un ratito y después ya nos fuimos sin conocer a nadie de la Municipalidad, más que por teléfono. A Marcela por celular, que intentó atajar todos los penales, pero nadie más”.

-VSN: Para ser su primer visita a la ciudad, se llevaron una primera impresión bastante mala…

-JZ: “Y la verdad que en lo que fue la organización por parte de la dirección de Cultura sí. Fue una primera impresión bastante floja, digamos. Después más allá de eso, la gente estuvo espectacular. Participaron, se divirtieron, aplaudieron, nos hicieron sentir muy felices. No tenemos nada para decir. Conocimos a un grupo de artistas locales, los chicos de De ACA y pegamos la mejor onda. La próxima que vengamos ya sabemos que con ellos podemos comernos un asado si queremos (risas). Pero fuera de joda, más allá del sinsabor de algunos detalles, quiero resaltar el gran espacio cultural que tienen. No sé hace cuanto que lo tiene el municipio pero es alucinante. Lo mismo que la gente de la ciudad. Nos vamos muy contentos con eso”.

El grupo Pim Pam Pum

“Pim Pam Pum” es un grupo de artistas barilochenses que trabajan de forma independiente compuesto por cuatro artistas, productores, actores y payasos de vocación que si bien hace un año que operan con ese nombre y formato, actúan juntos desde el año 2010. Los jóvenes nuclean sus conocimientos académicos y circenses provenientes del underground artístico en Bariloche para brindar un espectáculo de calidad que no sólo recorrer la provincia de Río Negro, sino que ha llegado a concretar fechas en Buenos Aires y hasta en Uruguay.

A comienzos de 2018 se inscribieron en el programa de Rutas Teatrales de la provincia de Río Negro que tiene asignada una partida presupuestaria, se gestiona por concurso y le permite a los artistas que participan del mismo tener un encuadre legal de trabajo. Bajo ese formato el gobierno provincial se compromete al pago de los viáticos de transporte y de las funciones, mientras que los municipios se ocupan del alojamiento y la alimentación.

El proyecto del programa incluye a otros artistas y conjuntos que participan bajo los mismos términos. En el caso de Pim Pam Pum realizaron dos giras. Una en el primer semestre por la Línea Sur que incluyó visitas a Jacobacci, Sierra Colorada, Ramos Mexía y Valcheta. Y la segunda, más reciente, por el Alto Valle que incluyó su paso por Cinco Saltos, Fernández Oro y Catriel.

Para poder realizar la gira los artistas debieron invertir pagando de su bolsillo los costos que genera realizar las funciones, así como los viáticos de transporte, esperando que la provincia reintegre posteriormente ese saldo. Al día de hoy, ya pasaron tres meses desde que finalizó la primera etapa de la gira (por la línea Sur) sin que el gobierno provincial les haya devuelto el dinero que les corresponde por los gastos que debieron afrontar.

 

 

Share Button

Comments

comments