Proyecto de Crexell en Catriel: Planta de tratamiento sí, basurero petrolero no

La secretaria de Medioambiente de Río Negro Dina Migani junto al Intendente Carlos Johnston en la audiencia pública del 24 de marzo de 2017.

El comunicado emitido ayer por la Asamblea Socioambiental de Catriel detonó las redes sociales y reavivo una discusión -que parecía haber quedado olvidada- sobre la planta de tratamiento de residuos especiales que Crexell instaló en el ejido local.  La asociación civil se despachó con una batería de denuncias, reclamos y acusaciones contra el arco político (local y provincial) y quienes integran hoy la comisión de seguimiento del proyecto.

A esta altura, no hay margen de discusión sobre la necesidad de que haya una empresa que trate los residuos peligrosos, entre ellos los que generan los hidrocarburos, que generalmente quedan en el suelo. Lo que está en discusión ahora son las garantías que esta empresa debe presentar para asegurar que el trabajo de tratamiento será dentro de las normas de seguridad ambientales que rigen el territorio nacional provincial y local. Es decir, en definitiva, si va a ser una solución a la contaminación o no.

No se trata de estar a favor o en contra. El objetivo de esta planta es tratar los pasivos en los yacimientos y no generarlos. Es decir tratar la residuos y no generar más contaminación.  En principio este tipo de planta significa una solución a la contaminación, lo que hay que conocer es cómo la empresa logrará ese cometido teniendo en cuenta que las experiencias anteriores en Río Negro no son buenas. Lo que debe quedar claro y cumplirse es que la empresa no genere ningún pasivo. Para ello la atención y el control deben estar puestos en que el saneamiento de los pasivos que las operadoras generen se remedien como corresponde, sin contaminar o haciéndolo en un nivel mínimo y siempre dentro del marco de los parámetros aconsejables de salubridad establecidos por la ley.

La Asamblea Socioambiental difundió un escrito donde pone en duda justamente ese punto, si realmente el proyecto realmente servirá para cuidar el medioambiente y tratar los pasivos en los yacimientos o solo será un negocio. El debate está abierto. Ahora los involucrados en la aprobación de la planta y la realización de los controles ambientales (la Secretaría de Energía, las de Medioambiente de Río Negro y de la Municipalidad de Catriel y los demás integrantes de la comisión de seguimiento) deberán ocuparse de brindar transparencia sobre las acciones llevadas adelante por la firma y garantizar el acceso público a la información que se recabe en los informes que generen.

Y por otra parte, si bien el punto central de la discusión es otro, está fuera de discusión también que este emprendimiento creará nuevos puestos de trabajo (hay que ver a cuantas personas serán de Catriel) y que habrá caja para el municipio y la provincia ya que las empresas tienen la obligación de contratar esos servicios de saneamiento.

Share Button

Comments

comments