Reviví lo mejor de la feria anual de la Escuela Especial N°10

Catriel.- El jueves 15 de noviembre se llevó a cabo la muestra anual de la Escuela Especial N°10 en la plazoleta de la Familia. Allí mostraron sus productos las unidades laborales y los talleres especiales del colegio. Además este año hubo expositores invitados y una gran oferta que incluía desde productos orgánicos hasta obras de arte. También se generaron espacios y actividades interactivas de concientización para que la gente pudiera ponerse en el lugar de una persona con discapacidad y diera su parecer sobre la experiencia.

El fuerte de la exposición, como cada año, fueron las dos unidades laborales. Una de ellas está especializada en pastas y pastelería y la otra es polivalente. Los talleres también tuvieron mucho protagonismo. Hubo uno sobre huertas y producciones orgánicas y otro polivalente. En cada espacio los chicos del colegio adquieren herramientas, habilidades y experiencias necesarias para desarrollarse en la vida laboral. “La idea de realizar la exposición acá es que la escuela salga a la comunidad y se conozca lo que los chicos hacen. Hace cinco años la hacemos acá, esperamos que sirva para que Catriel nos conozca y poder vender los productos. Este año tenemos trabajos en tapicería como banquitos  o silloncitos, en gastronomía cosas como pan dulce, budines, alfajores; en la parte artística cuadros, adornos de todo tipo, llamadores de ángeles, adornos navideños  y en lo que es huerta orgánica tomate, conservas, albahaca, especias y salsa, por ejemplo”, expresó Marcela Miranda, directora de la Escuela Especial N°10.

Además, este año, a los integrantes de la comunidad educativa de la Escuela 10 se sumaron otros protagonistas. Un buen ejemplo es el espacio interactivo de inclusión, el cual abordó una propuesta novedosa. Desarrollar un circuito en el cual el participante de la actividad tiene que ponerse en el lugar de una persona con alguna discapacidad. Primero recorrían unos metros en sillas de rueda, luego con los ojos absolutamente vendados tenían que encontrar un vaso de agua, tomarlo y desplazarse de nuevo hasta la fase inicial del circuito. La iniciativa fue desarrollada por el grupo de profesionales que trabajan con jóvenes con discapacidad en los tres niveles educativos (primario, secundario y terciario). En este espacio también se repartió folletería útil tanto para los jóvenes con discapacidad como para sus familiares como de que forma se puede tramitar el CUD (Certificado Único de Discapacidad), una pensión por invalidez, una asiganción para personas trasplantadas o como acceder al programa Federal Incluir Salud.

También participaron instituciones como Kawell Anay, Taller Protegido de Luz, Fundación Corazones Alegres, la comunidad educativa de primaria adultos con talleres de cocina, los diferentes ciclos (1ero, 2do y 3ero) de la Escuela 10 y el equipo técnico de la misma que está compuesto por asistentes educacionales, fonoaudiólogos y trabajadores sociales, entre otros. Ellos son quienes se ocupan de coordinar la parte pedagógica, social y de inclusión.

Una personalidad destacada de la ciudad que también se sumó la jornada fue la catrielense Romina Atencio campeona de bochas en el circuito regional. Romina, que entrena en la Unión Deportiva Catriel, forma parte de la Fundación Corazones alegre y compitió como deportista en General Roca y Cervantes resultando vencedora y adjudicandose la medalla de oro. Esto le permitió viajar a disputar el pasado 25 de noviembre la siguiente instancia en la ciudad de Mar del Plata. La joven no recibe ayuda desde el sector público y apenas un puñado de comerciantes la auspicia en el desarrollo de su especialidad deportiva.

La actualidad de la Escuela Espacial N° 10

La Escuela Especial N°10 cuenta, actualmente, con una planta funcional de 40 docentes y su matrícula está compuesta por 185 alumnos. 105 en inclusión en diferentes niveles (jardín, primario y secundario) y 80 que asisten a desarrollar sus estudios en sede (en la institución).

Uno de los proyectos más interesantes de la institución es la radio abierta que se inició este año. Se trata de una iniciativa conjunta realizada por lo alumnos, la profesora Flavia Galdame (referente tecnológica) y el Consejo Local de Personas con Discapacidad. Aunque el proyecto es interno y se desarrolla en el colegio, también está abierto a la participación de cualquier persona externa que le interese formar parte del mismo. Si bien el ciclo cerró el 2018, continuará el año que viene los días martes y jueves de 10 a 11:30 de la mañana.

Por otra parte, los talleres del colegio tienen una particularidad: son autogestionados. Es decir, no reciben ningún tipo de apoyo del sector público ni privado. Cinco años atrás, como muchos otros talleres de otras escuelas locales, recibían un aporte por parte del gobierno provincial para poder desarrollarlos. Pero un día ese beneficio se cortó de forma inesperada y hubo que idear otras formas de que los talleres subsistieran.

Hoy en día la Escuela 10 cubre el costo de funcionamiento en la parte administrativa gracias al padrinazgo de la Cooperativa Cotecal y el resto de los gastos los solventan gracias al aporte de la comunidad catrielense realizando rifas, bingos u otro tipo de sorteos. Este año realizaron un viaje a Bubalcó que fue financiado por la Municipalidad de Catriel, mientras que el costo de estadía y actividades fue cubierto en forma particular.

 

Share Button

Comments

comments