Tras las dunas, Jericoacoara

Mucha gente ha comentado que ha cambiado su objetivo de viaje. Se busca más tranquilidad, menos gente y más naturaleza. Hoy les recomendamos visitar Jericoacoara, una pequeña localidad ubicada en Fortaleza Brasil.

Es un pueblo que nace entre las dunas naturales al norte de Brasil. Así como lo dice su ubicación, sus aguas son de una temperatura agradable que ronda entre los 25 y 26 grados.

El sol se esconde tras una gran duna todas las tardes. La montaña de arena es escalada por miles de visitantes para poder apreciar el maravilloso atardecer que nos regala la naturaleza.

Sus calles, de arena, generan una sensación única en quién opta por este destino, ya que es extraño aún ver que se mantiene tal cual como cuando nació.

Las actividades allí, como en la gran parte de Brasil, son a puro sol y playa, por lo que se recomienda no olvidarse el gorro y el protector solar, ya que la combinación de aguas cálidas con el sol radiante puede causar complicaciones.

Es un pequeño rincón de Fortaleza que vale la pena conocer y relacionarse con diferentes tradiciones que este país maravilloso nos ofrece.

Share Button

Comments

comments