Una joven de 16 años denunció a su pareja de 22 años por violencia de género

311

violencia de genero ni una menos basta

25 de Mayo.- El caso, que habría ocurrido en Puelén, se conoció apenas un día después de las masivas marchas contra la violencia que se suscitaron en simultáneo por todo el país, incluída la que se desarrolló en la ciudad pampeana con una convocatoria de un centenar de personas en el la Plaza San Martín.

La menor, denunció violencia de género por parte de quién era su pareja, un hombre de 22 años. Según indicó, el agresor ejercía sobre ella violencia física y verbal, la tenía encerrada bajo amenaza e incluso llegó a herirla con un elemento punzante en una de sus piernas.

Según recalcó FM Río 911, la denuncia es amplia y se presentaron certíficados médicos probatorios de las lesiones sufridas por la joven que es oriunda de 25 de Mayo y convivía desde hace 3 años junto con su pareja en Puelén. Se esperaba la determinación del fiscal Alejandro Masso para que ordene la detención del agresor.

La menor incluso habría estado internada a causa de una furibunda golpiza que le propinó su agresor. El mismo se encontraba libre, en tanto que la menor fue llevada con su madre.

EL TESTIMONIO DE LA HERMANA

La hermana de la víctima habló en Radio Municipal, y contó que «hace 3 semanas nos enteramos que la había golpeado porque un pastor la trajo a casa. Le dije que si lo hizo una vez, lo iba a volver a hacer. Estaba decidida a quedarse pero vino él y le «endulzó» el oído porque es lo que hacen estos tipos. Le endulzan el oído a mujeres frágiles. A los días vino la madre del tipo y se la llevó».

Además dijo que «mi mamá la visitaba todos los lunes, pero ella nunca tuvo una queja», y que «no le veíamos las marcas porque ella las escondía debajo de la ropa».

La mujer también indicó que el agresor de su hermana la amenazó de muerte a ella y a su madre: «Yo no le tengo miedo, él amenazaba con matarme a mí y a mi mamá».

«Queremos que mi hermana vea un psicólogo de hospital, ya que no tenemos obra social, y que se enfoque en estudiar porque es buena alumna y salga adelante», agregó.

«Leer la denuncia me genera mucha impotencia, bronca y dolor porque me pregunto: ¿Por qué le pasó esto a mi hermana? Yo me siento culpable.

«Lo mejor que pudo haber hecho mi hermana es hablar. A partir de ahora, no la dejo más sola, así nadie más se va a limpiar las manos en ella», concluyó.